CINE: ESSENTIAL KILLING

CUANDO SOBREVIVIR ES ESENCIAL

La guerra -cualquier guerra, en el amplio sentido de la palabra-, la toma de prisioneros y su posterior traslado a lugares claves destinados a la tortura han sido temas recurrentes tanto en las noticias como en numerosos films que han dado cuenta del destino de estos seres privados de todo. Fruto de una mirada que pretende registrar más que entender -quizás porque no es posible entender – su existencia ha quedado fijada en imágenes que los muestran en manos de sus captores. Guatánamo es un ejemplo, pero hay muchos otros lugares desparramados en ignotos puntos estratégicos. No es inusual ver sus fotos en los periódicos o en Internet con el clásico traje naranja y grilletes, cuando no desnudos y en situación de tortura.

Fueron estos datos, sumados a la fortuita presencia dela C.I.A. en una gran operación prácticamente a la vuelta de su casa, los que sugirieron al director polaco Jerzy Skolimowski -poco conocido en nuestro país- este proyecto que ficcionaliza  el itinerario de un hombre a partir de que un atentado lo coloca en manos del enemigo.

Essential killing intenta recuperar esa mirada primera, llena de asombro frente a acontecimientos y lugares inéditos. Con una intención casi quirúrgica, el realizador va construyendo un relato minucioso que registra cada paso del prisionero, al tiempo que le devuelve su humanidad al focalizar en un hombre concreto, con su pasado y sus motivos (que desconocemos); un hombre enfrentado a condiciones en las que todo lo cotidiano desaparece, todo lo aprendido pierde valor. ¿Incluso la religión?

El film comienza con un ataque a tres soldados norteamericanos en territorio afgano perpetrado por un talibán. Poco sabemos de él o de la misión que los soldados llevaban a cabo en ese preciso momento. La narración prescinde de este tipo de detalles y se concentra meticulosamente en otros. El hombre es capturado y conducido a un centro de detención en algún lugar de Europa. Nieva cuando azarosamente queda en libertad al sufrir un accidente el vehículo que lo transportaba. A partir de allí, el film seguirá esa otra lucha desatada: la de un hombre legamente inexistente con los militares que intentan recapturarlo. Una lucha que se desarrolla en condiciones extremas en un territorio totalmente desconocido para el fugitivo.

Con imágenes de gran belleza pero también enorme crudeza, Skolimowski desarrolla una narración focalizada absolutamente en este hombre que no pronuncia una palabra durante todo el relato. Con gran cantidad de tomas subjetivas y una brillante utilización de la banda sonora, el realizador polaco logra que nos involucremos en esa travesía a ninguna parte.

No quería que la política se extendiera más allá de esta lucha inmediata entre la vida y la muerte”, declaró el director a quien lo atrajo especialmente la posibilidad de que el espectador se identifique con “el ‘alien’, el extranjero, el enemigo colectivo y la víctima final de las circunstancias”. Una parte del mérito de que así suceda se debe sin duda al magistral trabajo actoral de su protagonista, Vincent Gallo.

El film ha merecido numerosos premios entre los que se cuentan el Astor de Oro y el de Mejor Actor en el  25º Festival de Mar del Plata (2010) y la distinción en tres rubros en el Festival de Venecia del mismo año: Premio especial del Jurado, Mejor Director y Mejor Actor.

 

 

FICHA TÉCNICA

Dirección: Jerzy Skolimowski, sobre la biografía escrita en colaboración con Ewa Piaskowska

Música: Pawel Mykietyn

Director de fotografía: Adam Sikora

Edición: Réka Lemhényi

Sonido: Robert Flanagan

Vestuario: Anne Hamre

Productores: Ewa Piaskowska   y Jerzy Skolimowski

Productores ejecutivos: Jeremy Thomas y  Andrew Lowe

Co-Productores: Ingrid Lill Høgtun, Ed Guiney  y Jozsef Berger

Duración: 83 minutos

Elenco: Vincent Gallo, Emmanuelle Seigner, Zach Cohen,  Nicolai Cleve Broch, Stig Frode Henriksen, David Price, Tracy Spencer, Klaudia Kaca y Dariusz Juzyszyn

TRAILER

CLIKEAR AQUÍ PARA VER EL VIDEO

Anuncios