CINE: TODO QUEDA EN FAMILIA

 

ESTRENO 26/7/12

 LA INDFIDELIDAD BAJO LA LUPA

“Tengo una edad en la que es bueno volver al punto de partida para contar una historia: las calles de Zagreb, las camas y departamentos”, declaró el director croata Rajko Grlic, de poco más de sesenta años, cuando le preguntaron por Todo queda en familia, estrenada en 2010. Excelente definición para un film que se entromete en la vida íntima de dos parejas adultas para desandar el camino del deseo, el amor, la familia y las frustraciones de todos los días. Una de las pocas oportunidades que tenemos los argentinos de ver –fuera del ámbito de los festivales- películas de esa parte del mundo.

La historia –escrita por el director y Ante Tomic, famosa novelista que ya ha llevado varias de sus obras al cine- se centra en dos hermanos: Nikola y Braco, sus respectivos hijos,  esposas y amantes. Dentro de este pequeño universo familiar las relaciones surgen múltiples y complejas. Detrás de la aparente calma y el bienestar de una posición económica más o menos desahogada aparece el disconformismo, la necesidad de otros horizontes, otras aventuras, estímulos más potentes. En este sentido, me llamó la atención un comentario del director acerca de que el adulterio se muestra hoy como una de las pocas formas viables de mostrar rebeldía, de transgredir las normas impuestas por la sociedad. “Nuestra vida está demasiado determinada por nuestros empleadores, familia, iglesia, estado, medios de comunicación y dinero. Parece que lo único que resta susceptible de cambio es la persona con quien compartir nuestra cama”, afirma Grlic y lo sostiene, de algún modo, desde su film, intentando seguir los vaivenes afectivos o simplemente eróticos de un  puñado de seres que no siempre saben dónde buscar la felicidad.

Dividido en distintos segmentos que llevan por título el nombre de cada una de las personas del grupo, el relato va dosificando la información a medida que va presentando a los personajes. Este recurso produce un crescendo de la acción dramática en tanto que determinadas situaciones, apenas esbozadas al comienzo, van siendo conocidas más en profundidad por el espectador. Si bien el film destila erotismo y tiene momentos de alta tensión, el relato acaba por caer en el melodrama al perder la sutileza de los primeros tramos.

El personaje central está a cargo Miki Manojlović, conocido actor serbio que ha filmado ya más de cincuenta películas a las órdenes de reconocidos directores, tanto en serbio como en inglés, francés y rumano. Lo secundan un elenco de sólidos actores entre los que se encuentra Ksenija Marinković (Marta) premiada en el Festival de Pula (Croacia) en 2010 como mejor actriz en rol secundario, Festival en el que, por otro lado, el film ha recogido numerosos premios, entre ellos el mayor.

Una historia llena de vericuetos tras las casi nunca apacibles escenas de la vida familiar.

TRAILER

 

FICHA TÉCNICA

Todo queda en familia ( Neka ostane medju nama, Croacia, 2010)

Director: Rajko Grlić

Guión: Ante Tomić y Rajko Grlić

Director de fotografía:  Slobodan Trninić

Editor: Andrija Zafranović

Música: Alan Bjelinski yAlfi Kabiljo

Dirección de Arte: Ivo Hušnjak

Sonido: Nenad Vukadinović y Srdjan Kurpjel

Vestuario: Blanka Budak

Duración: 89 minutos

Elenco: Miki Manojlović, Bojan Navojec, Ksenija Marinković, Daria Lorenci, Natasa Dorcic, Nina Ivanisin

Anuncios