TEATRO: VIEJO, SOLO Y PUTO

DEL OTRO LADO DE LOS MÁRGENES

Una farmacia del conurbano bonaerense es el ámbito casi laberíntico –excelente trabajo de ambientación de Gabriela A. Fernández-  que propicia una noche de encuentros y desencuentros en la que cinco personajes irán alternativamente mostrando y ocultando sus deseos, frustraciones y miserias ante los ojos del público. Dos hermanos herederos del negocio familiar, un visitador médico y un par de travestis comparten el estrecho ámbito del local durante los sesenta minutos que dura el espectáculo en una intimidad por momentos forzada.  Sus cuerpos, atravesados por el dolor o el erotismo, vencidos o redimidos, sirven de punto de partida para una historia que nunca termina de cuajar; que sólo nos llega en jirones, a veces entre risas, a veces con violencia.

El grupo se arma y se desarma mientras consume pizza, cerveza y fármacos con igual avidez y naturalidad. Es un mundo confuso, trágico, desolado. Todo parece tener varias caras y así lo confirma el espejo que forma parte de la escenografía y nos devuelve, pertinaz, el otro lado de la escena. El motivo de la reunión es festejar el título de farmacéutico que uno de los hermanos ha logrado tras trece años de estudio, pero otros motivos, más oscuros y ocultos, parecen operar tras las alianzas a veces sólo momentáneas.

La puesta de Sergio Boris -director de este proyecto surgido a través de los ensayos- invita a cruzar los márgenes e internarse en un ámbito alejado de los valores y costumbres establecidos. Un universo complejo e inestable que se expande y contrae al ritmo de los deseos y decepciones. Un microcosmos inquietante en el que se acumulan palabras, objetos y sinsabores; donde se mezclan sangre y sexo, sumisión y poder.  Un mundo que no puede dejar de conmover gracias al talento y la entrega de cinco magníficos actores: Patricio Aramburu y Marcelo Ferrari como los travestis, Darío Guersenzavaig y David Rubinstenin  como los hermanos a cargo de la farmacia y Federico Liss,  magistral como el visitador médico grosero y tosco.

La obra -que está finalizando su segunda temporada en el Espacio Callejón- ha cosechado tres de los premios otorgados a la actividad teatral por el GETEA (dependiente de la U.B.A.): Mejor Director (Sergio Boris); Mejor Actor (David Rubinstein) y Mejor espacialización (Gabriela Fernández)

FICHA TÉCNICA

Dirección:  Sergio Boris

Asistencia de dirección: Jorge Eiro y Adrián Silver

Escenografía y vestuario: Gabriela A. Fernández

Iluminación: Matías Sendón

Diseño sonoro: Fernando Tur

Diseño gráfico y fotografía:  Brenda Bianco

Producción: Jorge Eiro  y David Rubinstein

Elenco:  Patricio Aramburu, Marcelo Ferrari, Darío Guersenzavaig, David Rubinstenin y Federico Liss

Anuncios