CINE: EL LLANERO SOLITARIO

Estreno 4/07/13

Por El espectador compulsivo

¡HI- YO!

Con un presupuesto  super millonario y precedido por una amplia campaña publicitaria llega a la pantallas un nuevo largometraje del equipo creativo de Piratas del Caribe –Verbinski, Depp y Bruckheimer (director, protagonista y productores)-, esta vez localizado en el lejano oeste y tomando como eje los personajes de El llanero solitario, aunque, claro está, en este caso, para decepción de muchos y sorpresa de pocos, el film está centrado en la figura de Toro, su acompañante indio protagonizado por Depp. THE LONE RANGER

En qué medida el film es respetuoso de los lineamientos de la historia original -que surgió en radio en 1933 y pasó a ser una exitosa serie televisiva entre el ‘49 y el ‘57- y de la tradición del western en la que necesariamente se inscribe (aunque con tono de farsa) parece ser el meollo de una crítica que vio en esta realización no sólo pocos motivos de mérito sino una “traición” concretada en la pareja de un llanero demasiado desabrido y un Toro poco propenso a la nobleza y el heroísmo (rasgo que parecería acercarlo peligrosamente a Jack Sparrow).

La película comienza con un anciano Toro contando a un niño sus aventuras con el Llanero en el ámbito de una exposición de variedades de los años 30. Este recurso narrativo reiterado -que convierte toda la historia en sucesivos flashbacks y que quizás halle su justificación si la saga avanza- es, en este caso, un procedimiento innecesario e ineficaz. Alarga y complejiza el relato y no aporta nada. La acción propiamente dicha se desarrolla en Texas en 1869 y comienza con el encuentro fortuito del abogado John Reid, futuro Llanero Solitario, y el indio que luego lo acompañará, en medio de una espectacular fuga. Se trata del escape de un prisionero extremadamente violento (ha llegado, incluso, al canibalismo) del tren que lo lleva a un pueblo para ser colgado en el marco de una serie de actos que tendrán como culminación la inauguración del ferrocarril.  El tema central se desprenderá de estos hechos y una posible guerra contra los indios generada en función de intereses espurios. El villano principal es el fugitivo en cuestión.

el llaneroEl relato, pese a su extensión, consigue captar el interés del espectador gran parte del tiempo, logrando, además, algunos muy buenos momentos desde el punto de vista cinematográfico, tanto en lo narrativo como en lo visual (hay innumerables citas en las que los cinéfilos encontrarán un placer adicional). Si bien la existencia de algunas subtramas insuficientemente desarrolladas lo debilitan, al igual que ciertas recurrencias argumentales, éstas no alcanzan a opacar el resultado final, forjado casi con exclusividad en base a escenas de acción y un humor que abreva tanto en lo físico (slapstick) como en la parodia y la autoconsciencia. Es éste el corazón del film, su rasgo distintivo  y transgresor. No obstante, Verbinski rinde homenaje a los maestros del género como John Ford, Howard Hawks y hasta el mismísimo Edwin Porter con su Asalto y robo de un tren de 1903, algo así como el primer film de este tipo. Si está a la altura o no, es harina de otro costal.

En este sentido, la secuencia final de persecución y tiroteo en el tren, que concluye con la inolvidable música que acompañó siempre las aventuras de El llanero solitario, no solo es un excelente broche para esta realización sino una muestra de lo que es capaz el director.

4

TRAILER

FICHA TÉCNICA

El Llanero Solitario (The Lone Ranger, Estados Unidos, 2013).

Dirección: Gore Verbinski

Guión: Justin Haythe, Ted Elliott y Terry Rossio

Fotografía: Bojan Bazelli

Música: Hans Zimmer

Edición: James Haygood y Craig Wood

Duración: 149 minutos

Elenco: Johnny Depp, Armie Hammer, William Fichtner, Tom Wilkinson, Ruth Wilson, Helena Bonham Carter, James Badge Dale y Barry Pepper.

Anuncios