CINE: UNA FAMILIA GAY

Estreno 5/12/13

Por El espectador compulsivo

HISTORIAS DE FAMILIA

Construirse a uno mismo junto a otros en un mundo paralelo era, y es, la única forma de sobrevivir a la discriminación. ¿Eso ya cambió?  Ahora el mundo paralelo parece diluirse y se incorpora al mundo igualitario, ¿no era eso por lo que luchábamos? Maximiliano Pelosi

Mitad documental, mitad ficción, Una familia gay tiene, sobre todo, el gran mérito de ser una propuesta “genuina”, sincera aún en los momentos de mayor sobreactuación y exacerbada puesta en escena. Hay algo del orden de la complejidad del tema abordado y la riqueza de las historias puestas en juego que potencia el relato de Maximiliano Pelosi haciendo del “rompecabezas” que intentó armar un interesante “retrato” de la comunidad gay frente a una cuestión conflictiva (para todos, no sólo para la comunidad): el matrimonio y, más en general, la familia.

una familia gay

El realizador, de 34 años, hace diecisiete que asumió su condición sexual. Tiene formación católica y una familia que lo acepta y apoya. Hace cinco años que está en pareja con David, con quien convive. Su compañero es judío y oculta su situación afectiva a sus padres, muy conservadores. Ambos tienen fuertes vínculos con la colectividad GLBT, de la que son y se sienten parte. Con motivo de la sanción de la ley de matrimonio igualitario, Maximiliano se pregunta si realmente quiere casarse y comienza una investigación acerca de la institucionalización del vínculo y la posibilidad de tener hijos en parejas del mismo sexo, pero también entre las heterosexuales ya que no discrimina en busca de respuestas: consulta a un cura del colegio donde se educó, interroga sobre su propia experiencia s sus hermanas, lee mucha bibliografía sobre el tema.

Los caminos elegidos para plasmar cinematográficamente su investigación son interesantes y variados: desde las entrevistas hasta el uso de pasajes ficcionales; desde el registro directo hasta la utilización de la pantalla de la computadora y el televisor para dar cuenta de diversos materiales de archivo. Pelosi es una figura omnipresente en su película pero aun así logra dar un lugar privilegiado a los otros que testimonian o, simplemente, comparten su vida: una pareja de lesbianas que recurre a la fecundación in vitro para tener un hijo de ambas; dos homosexuales que contraen matrimonio con gran –y contagiosa- emoción, parejas de años que atestiguan acerca de sus dificultades pero también sobre su gran amor; un hombre que habla del hijo que adoptó y ahora entró en la adolescencia como yo podría hablar del mío. Hay, hacia el otro, una mirada respetuosa de par, llena de afecto, que se patentiza en la pantalla y, de algún modo, la atraviesa.

Pero el relato de Pelosi tiene otro costado: aquel que hurga en su propia intimidad con cierto exhibicionismo y da lugar a escenas de sexo demasiado explícitas que pueden –y de hecho lo hacen, según pude constatar- afectar la sensibilidad de algún espectador. No sé si tiene sentido preguntarse si son necesarias, es una elección (no sólo estética) del director. En todo caso, cada uno se interrogará sobre qué actitud tomar con respecto a lo que va a ver, en qué medida puede impactarlo. Ese es el sentido, precisamente, de ponerlo sobre aviso.

3.12

TRAILER

FICHA TÉCNICA

Guión y Dirección: Maximiliano Pelosi

Dirección de Fotografía: Matias Carneiro

Director de Arte: Min Ko

Edición: Damián Tetelbaum

Música : Pablo Trilnik

Dirección de Sonido: Diego Acosta

Duración: 82 minutos

Elenco: Maximiliano Pelosi, Luciano Linardi, Ricardo Moriello.

 
Anuncios