CINE: ENTRE SUS MANOS

Estreno 9/1/14

Por El espectador compulsivo

UNA REALIDAD  INCUANTIFICABLE

¿Cuánto placer es posible encontrar en la masturbación frente a una pantalla con escenas porno? ¿Más o menos que con el sexo real con una mujer “real”? ¿Cuán “real” es la mujer que se lleva la cama para una cópula rápida pero de la se desconoce prácticamente todo lo que no sea su apariencia? ¿Es pecado la adicción a la pornografía y la autosatisfacción para un buen chico católico? Y en todo caso, ¿se puede determinar la envergadura de la falta cometida por el número de avemarías y padrenuestros de la penitencia? ¿Basta un rezo para lavar automáticamente la culpa, lavarla tan automáticamente como se descarga el apetito sexual con un simple (aunque más o menos prolongado) movimiento de manos? Todas estas cuestiones parecen sobrevolar planteo inicial –y más productivo- de Entre sus manos, el film que tiene a Joseph Gordon-Levitt no sólo como actor principal, sino como director y guionista.

DON JON

Hay mucha ironía en la forma en que el film construye, en su primera parte, la figura de su protagonista –“Don” Jon Martello– un muchacho católico de New Jersey con fama de don Juan para el cual hay pocas cosas realmente importantes: su cuerpo, su casa, su auto, su familia, sus amigos, la religión, “las chicas” y… masturbarse viendo videos pornográficos, un ritual con pasos más estrictamente codificados que la misa a la que asiste con puntualidad todos los domingos. Don Jon y sus amigos salen todas las noches de “cacería” tras “presas” que superen la puntuación de 8, según una valoración que pondera, sobre todo, prominentes delanteras y traseros. Las elegidas son llevadas a la cama con la misma complacencia de quien agrega un trofeo a la estantería del living. Sin embargo, para Don se trata de un placer incompleto que debe rematar con una buena sesión frente a su laptop -pañuelo desechable al alcance de la mano- para alcanzar una real satisfacción.

La contracara de Don es Bárbara (Scarlett Johansson) una especie de Susanita[i], pero bella y sofisticada –aunque con cierta vulgaridad, si me permiten el oxímoron-. Manipuladora y, vaya uno a saber por qué, decidida a encontrar un buen marido –aunque en el proceso tenga que “retocarlo” para convertirlo en mejor partido-, entrará en la vida del joven decidida a ocuparla toda. El mundo en el que vive Bárbara es tan artificial como el de Don, aunque de otro tenor. Ella es fanática de las historias románticas y en el cine se enfrasca tanto en las escenas que le muestra la pantalla como el muchacho cuando mantiene sexo en soledad. Este contrapunto es interesante y está desarrollado de una manera muy creativa. En general, hasta la aparición de Esther (Julianne Moore), momento en que la película entra en una veta aleccionadora, el film consigue muy buenos momentos gracias a un montaje vertiginoso, una visión irónica de situaciones y personajes, y el recurso a la reiteración como procedimiento estilístico. Con la llegada de la mujer madura a la vida de Don Jon, la narración se aplasta y derrapa hacia lugares comunes no exentos de moralina.

DON JON 2

Un film con un planteo fuera de lo común que, más allá de su tema aparente, pone crisis la posibilidad de cuantificar absolutamente todo, y, de este modo, volverlo previsible, controlable. Cuantificar a las mujeres por su aspecto o sus habilidades (“no es sólo un pedazo de carne”, dice un comercial de televisión refiriéndose a una hamburguesa, pero trata de ese modo a las modelos encargadas de venderla), o cuantificar las faltas cometidas dentro de los parámetros de la religión (la penitencia dada por el cura para el perdón de las faltas tomadas como un score a mejorar). Contra la medición a raja tabla, la propuesta de Entre sus manos, es perderse en el otro y aceptar lo incomprensible de la fe. ¿Un poco mucho, quizás, para un relato que se centra, fundamentalmente, en la adicción a la masturbación?

TRAILER

FICHA TÉCNICA

Entre sus manos (Don Jon, Estados Unidos, 2013)

Guión y dirección: Joseph Gordon-Levitt

Dirección de Fotografía: Thomas Kloss

Música: Nathan Johnson

Edición: Lauren Zuckerman

Duración: 90 minutos

Elenco: Joseph Gordon-Levitt, Scarlett Johansson, Julianne Moore, Tony Danza y Glenne Headly

 


[i] Famoso personaje del humorista  Quino convertido en estereotipo por su estrechez mental y su obsesión por el casamiento y los hijos como única meta.

Anuncios