TEATRO: LA MAESTRA SERIAL

CIVILIZACIÓN Y BARBARIE EN CLAVE DE HUMOR

“El proyecto fracasó”, afirma sin concesiones La maestra serial abriendo el monólogo en el que –“en calidad de testigo”- irá contando los avatares de su profesión, su experiencia en la difícil tarea de enseñar a pesar de todo. “El proyecto fracasó”, sostiene y desde este convencimiento tejerá un puente sólido entre Sarmiento, “el padre del aula”, y su modelo educativo, y la realidad de nuestros días, pura continuación de la pugna entre “civilización” y “barbarie”, según puede constatar ella misma a cada paso. Una vieja cuestión que se renueva tras problemáticas solo en apariencia novedosas.

El texto de Gonzalo Demaría es a la vez mordaz y sutil; disparatado y, sin embargo, atento a nuestra historia;  hilarante pero profundamente dramático en su teatralidad descarnada, brutal, hecha de pura palabra convertida en arma, un arma que desde su dureza o vacuidad, desde su pureza lingüística o su subversión puede golpear hasta matar… o hasta desempolvar las ideas a puro golpe de retórica. Solo hay que prestar atención para darse cuenta cuán reveladora puede ser una sintaxis o el uso de un anglicismo.

la maestra serial

Demaría se pasea con elegancia por los tópicos más transitados de la incorrección política y sorprende con sus enlaces y conclusiones. ¿Cuán lejos estamos, en verdad, de esta maestra, descendiente de una de las pioneras que vinieron desde Estados Unidos a instancia de Sarmiento a traspasarnos  una cultura que él admiraba fervientemente? ¿Es, en verdad, tan anticuada como parece en su delirio? ¿Cuánto tenemos hoy de ese autoritarismo y propensión a la discriminación exacerbada que muestra en su autoimpuesta tarea de educar a cualquier precio? Y, en definitiva, ¿qué entendemos por educación? Tras el grácil fluir del texto entre risas y situaciones absurdas se trata de un debate de ideas. El juego de palabras tanto como la tendencia al disciplinamiento ponen de manifiesto relaciones de poder (aquí también es posible notar -tal como lo hace Pierre Bourdieu-  en el uso del lenguaje culto y el conocimiento exclusivo por parte de la clase dominante un medio de distinción y supremacía).

Lucía Gandolfo –actriz y cantante que viene de acompañar a Norma Aleandro en Master Class (2012/3) crea su personaje ajustadamente, bordeando la caricatura. Una ambientación acertadísima subraya desde su austeridad el clima que va creando a través de las palabras, mordaces, disparadas en un tono de voz oscilante, lleno de agudos. Con la eficaz dirección de Martín Blanco logra que el público la siga atentamente en un crescendo que precisa de una platea bien dispuesta y que sienta placer en el lenguaje.

Necesaria revisión de la figura del promotor de la enseñanza pública y su legado. Para reírse y reflexionar. Y disfrutar de la belleza de la palabra.

FICHA TÉCNICA

Autor: Gonzalo Demaría

Dirección: Martín Blanco

Actúa: Lucila Gandolfo

Escenografía: Gonzalo Córdova

Iluminación: Gonzalo Córdova

Vestuario: Sofía Di Nunzio

Música: Hernán Vives

Fotografía: Claudio Larrea

DICE LA MAESTRA SERIAL

              • “Hay armas mortales imprevisibles.”
              • “Los insultos pueden ser necesarios a veces, pero la sintaxis es imprescindible siempre”.
              • “Todo hombre es, él mismo, un oxímoron: vive para morir”.
              • “Eso somos los maestros sin alumnos: amantes no correspondidos”.
Anuncios