CINE: 7 CAJAS

Estreno 17/07/14

Por El Espectador compulsivo

ESTA VEZ LO MEJOR VIENE DE PAPAGUAY

Con la intriga propia de un thriller, la gracia de la comedia, la dureza de la crítica social y la emotividad de las películas “del corazón”, 7  Cajas sorprende por la sencillez de un relato que, sin embargo, combina con maestría elementos disímiles. Un crimen, varias persecuciones, algunos romances en cierne, la necesidad de ganarse unos pesos para lo que sea y unas cajas que deben ser ocultadas y recuperadas a cualquier precio en medio de los vericuetos de un gran mercado, conforman el sustancioso núcleo del film. Carlos Maneglia y Tana Schémbori, directores y guionistas, echan una mirada aguda pero benévola sobre ese universo cerrado que se levanta en los márgenes de la gran ciudad y construyen una historia plena de suspenso y humor con personajes sólidos y queribles. Hasta algunos de sus maleantes tienen ese toque de ingenuidad que en algún punto los redime, claro que solo hasta el momento en que transgredan verdaderamente los límites (¿qué estarías dispuesto a hacer por un cuarto de millón de dólares?, ¿cuál es el sueño, la necesidad a satisfacer cuando apenas se sobrevive y el destino parece estar ya definitivamente sellado?).

7 cajas 2

 Los realizadores van desarrollando una compleja urdiembre de obstáculos, malentendidos e insospechados lazos. Su cámara es inquieta y recorre los estrechos pasillos entre los puestos con la misma velocidad con que Víctor -un muchacho de 17 años que sueña con aparecer en televisión- arrastra su carretilla. Como él, corre frenéticamente y, por momentos, se detiene para reposar en un negocio, en un personaje, en alguna historia lateral. Historias de amor o amistad, de delincuencia y complicidades; hay de todo, como en botica, pero nada desentona, nada obstruye la soltura con que se desenvuelve un relato construido con el virtuosismo y la elegancia propios de los que saben pero no hacen alarde. Hay violencia, sí,  pero sobre todo hay ironía y una mirada sagaz que registra pero no cuestiona.

Hablada en una mezcla de guaraní y castellano propia de las clases bajas y subtitulada, la película ancla en un caluroso viernes de 2005, dato que quizás explique la fascinación y cierto desconocimiento que todavía acompañan a la nueva tecnología.

Muy buenas actuaciones para un film que más allá de cualquier “aire de familia” con otras producciones, tiene sello propio y maravilla.

4-123

TRAILER

FICHA TÉCNICA

 7 CAJAS (Paraguay, 2012)

Dirección: Juan Carlos Maneglia y Tana Schembori

Guión: Juan Carlos Maneglia, Tana Schembori y Tito Chamorro

Dirección de Fotografía: Richard Careaga

Música: Fran Villalba

Edición: Juan Sebastián Zelada y Juan Carlos Maneglia

Duración: 105 minutos

Elenco: Celso Franco, Víctor Sosa, Lali González, Nico García, Paletita, Manuel Portillo, Nelly Dávalos

ALGUNOS PREMIOS:

  • Premio “Cine en Construcción” (2011) y “Premio Euskaltel de la Juventud” (2012) en el FESTIVAL INTERNACIONAL DE  CINE DE SAN SEBASTIÁN. Compitió en la categoría Nuevos Directores (2012).
  • Premio Roberto “Tato” Miller, otorgado por el Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina (SICA), en el marco del 27 edición del FESTIVAL INTERNACIONAL DE CINE DE MAR DEL PLATA, en noviembre de 2012.
  • Mejor Película Dramática (Best Dramatic Film 2012), en el FESTIVAL DE CINE COCKATOO ISLAND, en Australia, en octubre de 2012.
  • Ópera Prima Latinoamericana del Festival de Cine Orquídea, de Ecuador, en noviembre de 2012.

EL MERCADO 4
 

Uno de los directores, Juan Carlos Maneglia, siempre fue asiduo visitante del Mercado 4 de Asunción, y desde el 2004, fascinado por el lugar y sus habitantes, empezó a observar a los carretilleros que ahí trabajan. El Mercado ocupa casi 8 manzanas en el corazón mismo de la ciudad y a simple vista parece que sus pasillos son interminables. En él viven alrededor de 500 personas, pero moviliza comercialmente a unas 2.000. Allí conviven día a día, coreanos, chinos, árabes, judíos y paraguayos. El Mercado 4 vende de todo: frutas, carne, verduras, productos electrónicos, celulares, ropa y, a veces, hasta la dignidad.

Fuente: Diario La Nación de Paraguay, edición digital.

Anuncios