CINE: APRENDIENDO A VOLAR

Estreno 2/10/14

Por El espectador compulsivo

Una historia sencilla, mínima, que ancla en lo cotidiano para dar cuenta de ausencias y soledades, pero también de los vínculos amorosos de cualquier tipo que pueden surgir o resurgir en las condiciones menos ventajosas, contra todos los obstáculos (amor entre padres e hijos, entre compañeros, por una mascota). Aprender a volar es en este caso, sobre todo, dejar volar, aceptar la fragilidad y construir a partir de ella.

aprendiendo a volar

Jojo es un niño de alrededor de diez años que vive solo con su papá pues su madre está ¿momentáneamente? ausente. La mayor parte del día la pasa sin compañía, haciendo las tareas del hogar, deambulando por los alrededores rurales sin rumbo fijo o en la pileta con el equipo de  waterpolo del cual es goleador. Su padre es hosco y está permanentemente enojado; sus horarios son contrapuestos a los de su hijo porque trabaja en seguridad. Un día el niño descubre un grajillo caído del nido, intenta devolverlo al árbol pero -al caer nuevamente- lo lleva a su casa, contrariando la expresa regla de su padre que sentencia “las mascotas y las plantas afuera”. Jojo se hará cargo del ave “como si fuera su mamá”, aunque esto desate una lucha en su casa. Una chica del equipo de waterpolo, algo mayor que él, empezará a compartir con el niño tiempo y secretos, entablando una relación cada vez más cercana aunque hecha de pequeñas cosas.

Boudewijn Koole construye este, su primer largometraje, con delicadeza y deja que el misterio sobrevuele casi todo el film: algo no dicho, o dicho a medias, pesa definitivamente en casa de Jojo. No sorprende descubrir sobre el final con exactitud qué es, pero la ambigüedad con la que el director y guionista va desenvolviendo el nudo de la historia le da más peso a lo que, de otra forma, podría ser meramente anecdótico. El relato está hecho, en gran parte, en base a primeros planos, sobre todo del chico y del pájaro. El padre se plantea -como resultado de una ausencia que va más allá de la no presencia física- como una figura lateral y enigmática, que salvo en ocasiones trascendentales, como la cita en la escuela o alguna charla, aparece descentrado en el cuadro, a medias, de espalda. Hay un dejo esteticista en el film, una preocupación formal que, sin embargo, no llega a perturbar el planteo minimalista. Aquí se trata sobre todo de rescatar el tiempo “perdido”, dar a los detalles significación en el drama sin convertirlos en mera simbología o en una oportunidad de edulcorar la narración.

Un film sobre los sentimientos y los modos de transitar las ausencias; sobre los golpes de la vida y la posibilidad de superarlos.

4

TRAILER

 

FICHA TÉCNICA

Aprendiendo a volar  (Kauwboy, Holanda/2012)

Dirección: Boudewijn Koole

Guión: Boudewijn Koole y Jolein Laarman

Dirección de Fotografía: Daniel Bouquet

Música: Helge Slikker

Edición: Gys Zevenbergen

Duración: 78 minutos

Elenco: Rick Lens, Loek Peters, Huseyin Cahit Olmez, Susan Radder, Ricky Koolen y Nikki Sampimon.

Anuncios