CINE: MADRES PERFECTAS

Estreno 6/11/14

Por El espectador compulsivo

Primer film en inglés de la directora y guionista francesa Anne Fontaine (Coco antes de Chanel, 2009; Mi peor pesadilla, 2011), este, su último trabajo, revela quizás más que otros la mirada desde la cual se construye el relato, una mirada de mujer madura dispuesta a explorar los caminos del deseo con minucioso aplomo y haciendo especial hincapié en la belleza (del paisaje, de la plenitud de la juventud, de los cuerpos a cualquier edad). Quizás demasiado “correcta” desde lo formal, la mayor falencia de Madres perfectas es, precisamente, carecer de aquello que el tema parecería ameritar: inquietud, transgresión, erotismo. Diáfana como el idílico paisaje en el que se desarrolla, la película termina anclada y cerrada sobre sí misma como sus propios protagonistas en la balsa en la que disfrutan de sus momentos de mayor intimidad.

madres perfectas

Historia de dos mujeres amigas desde la infancia que encaran sendas relaciones erótico-amorosas cada una con el hijo de la otra (¿hay, acaso, latentes, deseos más inconfesables, bordes que –contradiciendo algunas explicaciones simplonas de ellas mismas- se sugieren pero no se cruzan?), Madres perfectas comienza con dos grandes elipsis. La primera sigue a una escena en la que dos niñas -rubias, hermosas, muy parecidas entre sí- cruzan la playa hacia el mar donde nadan hasta una plataforma en la que esconden una pequeña botella de bebida alcohólica; seguramente, uno de los tantos secretos que comparten. El salto deja atrás más de dos décadas y nos coloca de lleno en su vida adulta, en el momento en el que el marido de una de ellas –Lil- ha muerto; para ese entonces, ambas tienen un hijo pre-adolescente. Roz está casada, pero la figura de su esposo se desvanece frente a una relación amistosa que los años solo parecen estrechar. Una segunda elipsis nos lleva directamente al momento en que los chicos, convertidos en jóvenes esplendorosos (dos “pequeños dioses”, dirán sus madres acerca de ellos), surfean. Si el salto es muy notorio en el caso de ellos, es apenas perceptible en el de ellas, quienes permanecen todo el relato sin alteraciones, con la belleza (en su caso, privilegiada) de la madurez, tan naturales e incólumes como el paisaje mismo que las rodea.

Después de la presentación -y solo un poco más tarde de los convencionales treinta minutos- Fontaine va directo al grano; una vez planteado el tema amoroso, los vaivenes del relato son mínimos. Apenas uno que otro giro permite el paso de los jóvenes por las convenciones de la vida adulta: el matrimonio, los hijos, la típica vida familiar. Hay un encerramiento deliberado, tanto en el entorno físico como en el relacional, que la directora se encarga de consolidar, pero sobre el que echa solo una mirada distante, más preocupada por los detalles de los encuentros y desencuentros que por explorar sus razones más exhaustivamente. Si los temas del paso del tiempo, la soledad y el aburrimiento sobrevuelan, es solo de palabra (y, a veces, ni siquiera eso). Por lo demás, la realizadora  avanza con paso decidido, derribando tabúes sin demasiado conflicto ni remordimiento, ayudada por diálogos, por momentos más que obvios, que delatan cierta ingenuidad frente a la propia carga dramática de los sucesos. Aun así el film logra interesar.

3·

TRAILER

FICHA TÉCNICA

Madres perfectas (Adore, Inglaterra-Australia, 2013)

Dirección: Anne Fontaine

Guión: Christopher Hampton y Anne Fontaine, sobre la novela Las abuelas, de Doris Lessing

Dirección de Fotografía: Christophe Beaucarne

Música: Christopher Gordon

Edición:Luc Barnier y Ceinwen Berry

Duración: 112 minutos

Elenco: Naomi Watts, Robin Wright, Xavier Samuel, James Frecheville, Ben Mendelsohn, Jessica Tovey, Sophie Lowe.

 

.

Anuncios