CINE: BIRDMAN

Estreno 12/02/15

Por El espectador compulsivo

AND THE WINNER IS…

Está visto: Hollywood ama las transgresiones, pero hasta ahí. Resulta original y cool ofrecer pizza a los elegantes asistentes a la entrega de los Oscars, pero una ofensa terrible para “una prestigiosa ceremonia que lleva ochenta y siete años” salir en calzoncillos al escenario, aunque haya sido en el marco de una parodia, precisamente, a la película ganadora. Todo tiene sus límites, y algunos no por intangibles son menos férreos. En este sentido, Birdman sortea con destreza esa espinosa cuestión de medidas, tanto en el aspecto formal como en el del contenido: con las suficientes marcas de autor como para distinguirse ampliamente del modelo main stream, dramática pero con decididos toques de humor, aborda con acidez el backstage de Broadway y sus mitos, cruzándolo con el imaginario del cine. Una película fuera de lo común que, más allá de su “extrañeza”, consigue levantar un mundo que puede llegar a conmover. Puede.

birdman

Un actor veterano, famoso por haber interpretado a un superhéroe en una serie de films –Birdman– busca recuperar el protagonismo perdido y lograr el prestigio nunca alcanzado ya no en el cine, sino en el escenario. La meta es encabezar la cartelera de la avenida más famosa del mundo, en cuanto a acontecer teatral se refiere, en el doble rol de director y figura central, además de responsable de la adaptación y financista, puesto que invirtió en el asunto hasta el último dólar de sus ahorros. Una actriz inestable, un actor inescrupuloso y pedante, una hija en recuperación, un amigo co-productor y una novia con la que no termina de formar pareja son los escasos personajes que conforman el pequeño y, por momentos, claustrofóbico universo del film.

El relato está construido como si fuera un único plano secuencia, característica que no suma estéticamente nada, sino hacer patente una habilidad que contribuye a su “rareza” (hay, sin embargo, en este itinerario planos realmente interesantes, muy bien logrados y plenos de sentido). Michael Keaton interpreta con solidez al viejo actor derrotado (en varios sentidos), con el plus que significa para el espectador el conocimiento de su pasado como Batman, saga que abandonó con una larguísima explicación que, quizás, en sus párrafos centrales compartiría Thompson, el protagonista de Birdman.

En las antípodas de la minimalista Gravedad, ganadora del Oscar en la categoría Mejor dirección el año pasado por el trabajo de Alfonso Cuarón (también mexicano), además de otros varios premios en distintos rubros, Birdman – estrella indiscutida de esta entrega- llama la atención por el barroquismo de una narración que abunda en citas y vericuetos. Artificiosa y, por momentos, arrogante como algunos de sus personajes, la película -a diferencia de su figura central- logró con rapidez el tan ansiado prestigio. ¿Indiscutiblemente?

tres y medio

TRÁILER

FICHA TÉCNICA

Birdman (o la inesperada virtud de la ignorancia) (Birdman or The Unexpected Virtue of Ignorance, Estados Unidos-Canadá, 2015)

Dirección: Alejandro González Iñárritu

Guión: Alejandro González Iñárritu, Nicolás Giacobone,  Alexander Dinelaris Jr. y Armando Bo.

Dirección de Fotografía: Emmanuel Lubezki

Música: Antonio Sánchez

Edición: Douglas Crise y Stephen Mirrione

Diseño de producción: Kevin Thompson

Duración: 119 minutos

Elenco: Michael Keaton, Edward Norton, Naomi Watts, Emma Stone, Zach Galifianakis, Amy Ryan y Andrea Riseborough.

 

Anuncios