CINE: LA MIRADA DEL AMOR

Estreno 26/02/15

Por El espectador compulsivo

¿AMOR U OBSESIÓN?

Tercer film del director israelí Arie Posin, La mirada del amor es una película difícil de catalogar, sobre todo en las categorías en las cuales, se supone, podría encuadrarse: para ser un thriller le falta vuelo a la intriga (está muy lejos de Vértigo, de Hitchcock, con la cual tiene, sin embargo, muchos puntos de contacto); como film romántico le falta, precisamente, verdadero romance, ya sea entre los protagonistas (¿está ella enamorada de él?), ya sea entre ellos y el público para quienes son poco más que desconocidos, más allá de unas pocas circunstancias (la viudez y antigua felicidad de ella, el notable parecido de él con el marido muerto, y más adelante, su propia enfermedad); por último, para ser “cine de autor” tiene demasiados clichés en la construcción del idilio (lugares, situaciones, diálogos).  Hay sí drama, ese que bordea la locura. Hay, también, buenas actuaciones, y algunos planos y elipsis sumamente interesantes.

la mirada del amor

Nikki y Garret festejan sus treinta años de felicidad conyugal en playas mexicanas cuando el hombre sufre un accidente y muere ahogado. Por mucho tiempo, ella es incapaz de recuperar una vida “normal” hasta que un día, de regreso por primera vez en cinco años al museo que solía frecuentar con su marido, descubre un hombre idéntico a él. Llevada por esta extrema similitud, Nikki entabla una relación primero y un romance después con Tom, alter ego de Garret.

Uno de los atractivos del film son, sin duda, sus figuras centrales: una pareja romántica madura, con notables signos de la edad en su rostro; paradójicamente, una fuente de frescura para el relato romántico, con demasiada frecuencia protagonizado por jóvenes o gente muy mayor, considerada, precisamente por esa circunstancia, excepcional. A esto hay que sumar las muy buenas actuaciones de Annette Bening y Ed Harris en esos roles, en especial la primera, gracias a la cual la obsesión de Nikki nos llega con infinidad de matices. En cambio, Robin Williams –en uno de sus papeles póstumos- luce tan estereotipado como el vecino compasivo que le toca interpretar. Por lo demás, se trata de un film quizás demasiado explícito y, no obstante, con algunos pasajes cinematográficamente muy sugestivos.

Por el lado de las falencias, es necesario destacar el abandono de la intriga que pudiera haber girado alrededor del tema del doppelganger (el doble idéntico), motivo que siempre bordea lo siniestro y aporta una cuota importante de tensión al relato. Ni Nikki ni Posin tienen ningún interés en la procedencia de tamaña similitud, y uno y otra se conforman con lo que el parecido físico puede aportar al romance. Aquí se hace una vez más notoria la superficialidad con la que el director y guionista aborda sus personajes.

Todas estas razones hacen de La mirada del amor un film ideal si de una tarde en casa viendo televisión se trata.

3·

TRAILER

FICHA TÉCNICA

La mirada del amor (The Face of Love, EEUU, 2013)

Dirección: Arie Posin

Guión: Arie Posin y Matthew McDuffie

Música: Marcelo Zarvos

Dirección de Fotografía: Antonio Riestra

Edición: Matt Maddox

Duración: 92 minutos

Elenco: Annette Bening, Ed Harris, Robin Williams, Jess Weixler, Linda Park

Anuncios