CINE: EL PICASSO DE PERSIA

Estreno 9/04/15

Por El espectador compulsivo

UNA VIDA – UN FILM EXTRAORDINARIO

¿Cómo dar cuenta de una vida, con sus vicisitudes, sus grandezas y  sus mezquindades? ¿Cómo dar cuenta de la totalidad de una obra, cuando esa vida es la de un artista? Mitra Farahani, joven cineasta iraní, lo logra del modo más maravilloso: con una película que es, a su vez, una obra de arte; uno de esos films que resplandecen desde su simpleza y profundidad, a puro golpe de buen cine y sentimiento.

el picasso de persia

Fifi Howls from Happiness [1], tal el título original, ganó el premio a la Mejor Película en la Competencia Internacional del BAFICI el año pasado. Se trata de un documental  sobre el controvertido pintor y escultor iraní Bahman Mohasses, una figura provocativa tanto en el arte como en la vida. El film es un retrato sumamente conmovedor porque la cineasta logra captarlo en sus contradicciones y debilidades sin caer nunca en golpes bajos, construyendo un relato que atrapa a pesar de que el protagonista -de casi ochenta años- vive recluido en un Hotel en Roma y ella limita su labor, en gran parte, a ese estrecho ámbito y a unos cuantos metros de material de archivo, parte de una entrevista realizada en 1967.

Hay dos atractivos fundamentales en el film. El primero es el propio Mohasses, un artista de obra impactante, muy combatido en su propio país y casi desconocido para el resto del mundo. Sin duda, una personalidad atractiva que la realizadora invita a descubrir detrás de ese viejecito no dulcificado por la edad que conserva la impronta transgresora y polémica de su juventud, esa que lo convirtió en un creador sumamente cuestionado, vanamente convencido de su papel en la historia de su país. El otro es el modo en que Farahani va armando su historia, una historia cuyo relato empieza con el revés de un cuadro firmado por el pintor. Esta historia que parecerá que la realizadora quiere conocer precisamente en su revés, en su otra cara, y que, sobre el final, mostrará su carácter ceremonial, de despedida y homenaje.

Muchos son los recursos que la cineasta emplea para dotar a la narración de ritmo, belleza y verdad (no una verdad al modo del realismo socialista [2], claro, sino otra mucho más profunda que surge, sin embargo, de la manipulación del material, sobre todo del montaje interno y externo). El relato, aunque sumamente controlado, se permite múltiples “licencias poéticas”, marcas indudables “de autor” (en realidad, de un equipo creador). Por ejemplo, en una entrevista quedarse con la imagen y tapar la conversación con música; o filmar una estatua desde distintos ángulos, buscando determinado efecto con las sombras; o el uso reiterado (y significativo) del desencuadre. De algún modo, así como Farahani consigue que las sombras efectivamente se separen del objeto que las produce, logra independizarse de su cámara, convertirse en una narradora que no siempre transita los mismos caminos ni registra las mismas cosas que ese otro ojo que la acompaña y graba. Hay, por otra parte, una belleza inherente a la imagen misma que no es el resultado de un formalismo exacerbado, sino todo lo contrario.

el picasso de persia 2

Un film sobre un hombre que echa una mirada feroz –y desencantada- sobre un mundo violento; uno que dispuso sobre el destino de sus obras y de sus cenizas, y también, en alguna medida, sobre la película que filmó Farahani. Una doble razón para no perdérsela.

cinco ojos

TRAILER

 

FICHA TÉCNICA

El Picasso de Persia (Fifi Howls From Happiness, Estados Unidos-Francia, 2013)

Dirección y guión: Mitra Farahani

Dirección de Fotografía: Mitra Farahani

Música: Kara Kamangar

Edición: Yannick Kergoat, Suzana Pedro y Pershang Shafigh

Duración: 96 minutos

[1] Fifi es el nombre que Bahman da uno de sus cuadros, una criatura con la boca desmesuradamente abierta, gritando “pero de felicidad,” según aclara el pintor que agrega que siempre consideró a ese cuadro su alter ego. Fue la única de sus obras que lo acompañó de exposición en exposición, y una de las pocas que sobrevivió a la destrucción a la que sometió el artista la mayor parte de su propia obra. El título original del film proviene de allí.

[2] Aquí me he permitido una alusión jocosa a algunos comentarios vertidos en el film. Por supuesto, no lo entenderán quienes no lo hayan visto.

Anuncios