CINE: TRANSEÚNTES (BAFICI 10)

MIRADAS SOBRE UNA CIUDAD

Con una rapidez vertiginosa, Luis Aller baraja las piezas de un rompecabezas siempre por armarse, incompleto, fugaz, como las historias que alberga la ciudad: Barcelona. El montaje de planos no siempre conexos por contigüidad espacial o temporal propone un viaje a una velocidad desacostumbrada, con escalas de una duración ínfima. Se trata, sin dudas, de uno de los films más experimentales de su categoría (la Competencia Internacional) y una obra digna de verse si uno soporta el mareo que causa no poder dejar reposar la mirada. Un film interesante, que palpita al ritmo de sus calles y de su gente; lleno de vida.

Rodada en 35 mm, con más de seis mil planos para 97 minutos de duración Transeúntes, segundo largometraje del director español, se presenta como una exploración sonora y visual dispuesta a correr todos los riesgos. Historias ficcionales fraccionadas, atomizadas, alternan con miradas de curiosidad documental sobre la ciudad. El resultado de un trabajo que llevó más de veinte años de elaboración que, gracias al montaje, pasa a formar parte del mismo torbellino. Toda una experiencia cinematográfica y, también, un acto de amor.

4

 

 LUIS ALLER SOBRE SU PELÍCULA

“Cuando pensé el filme lo había imaginado para pocos años, pero cuánto más trabajaba más tenía que filmar, porque todo tendía al orden y yo quería caotizar todo”.

Anuncios