CINE: MIL VECES BUENAS NOCHES

Estreno: 28/05/15

Por El espectador compulsivo

EL RELATO DE UN FOTÓGRAFO

“Me he limitado a poner en imágenes mi propia historia”, afirma sobre esta, su cuarta película, su director, el también fotógrafo de guerra Erik Poppe, y es esta, precisamente, la mayor objeción que puede hacérsele al film: como diría Paul Ricoeur, quien más personalmente está involucrado en un suceso, mayor dificultad tiene para narrarlo. Aquí el meollo pasa por el conflicto entre una profesión de alto riesgo, que obliga a largas ausencias, y la vida doméstica, con sus demandas afectivas y de las otras. Poppe ha cambiado su rol por el de una mujer, interpretado en el film por la dúctil Juliette Binoche, lo cual le da un matiz interesante a la historia, de todas formas muy simplificada y relatada desde una postura que deja sentada en todo momento su corrección política.

mil veces buenas noches

Un conflicto familiar demasiado esquemático (uno solo), una mirada que se revela más como la de un fotógrafo que como la de un cineasta y una marcada inclinación hacia el discurso explicativo de tono sentencioso, son algunas de las falencias de un relato con marcada vocación esteticista y pocas modulaciones. Un drama plano que nunca termina de tener su clímax; ni en el desenlace.

La primera secuencia es una de las más interesantes del film (la otra es la final, ambas –no por casualidad- retratos de la guerra): Rebecca (Binoche) asiste a la ceremonia previa a la inmolación de una joven mujer convertida en bomba ambulante en Kabul. Con pocas palabras y una cámara certera, reportera y realizador siguen todos los pasos del ritual clandestino. Es la guerra en toda su crudeza, aún antes de que el dispositivo explote. Luego vendrá todo el horror, del que no se ahorrará detalle al espectador; todo lo contrario, se señalará con planos que lo dejan bien claro, aun cuando la narración guarde cierta distancia: este hombre mutilado, este niño herido, estos muertos, allá lejos, son nuestra incumbencia. Rebecca tiene rabia, y es desde esa rabia desde donde narra Poppe.

MIL VECES BUENAS NOCHES 4

Con la guerra como telón de fondo, es el conflicto familiar, sin embargo, el que ocupa el lugar central en la construcción de la trama. El realizador hace hincapié en el dilema moral de la protagonista, en el riesgo de su labor y, también, en la compulsión que la lleva a no poder abandonarla, como los factores más relevantes, pero no logra desarrollar el conflicto y, por esta razón, ninguno de los dos planos termina de cobrar un peso sobresaliente, ni el bélico ni el personal.

Si bien, como decíamos, la elección de una mujer en el papel central le da un matiz interesante a la historia, uno no deja de preguntarse qué hubiera pasado si hubiera sido un hombre, tal como en verdad sucedió en el caso de Poppe. ¿Tendría las mismas implicancias?

2.12

TRAILER

 FICHA TÉCNICA

Mil veces buenas noches (Tusen ganger god natt,  Irlanda – Noruega – Suecia, 2013)

Dirección: Erik Poppe

Guión: Harald Rosenløw Eeg

Productor: Finn Gjerdrum, Stein B. Kvae

Música: Armand Amar

Dirección de Fotografía: John Christian Rosenlund

Montaje: Sofia Lindgren

Duración: 117 minutos

Elenco: Juliette Binoche, Nikolaj Coster-Waldau, Maria Doyle Kennedy, Larry Mullen Jr. y Mireille Darc

Anuncios