TEATRO: ¿CÓMO VUELVO?

En la misma línea que Nada del amor me produce envidia (Santiago Loza, 2008-2012)[1], más que de Qué me has hecho, vida mía (Diego Lerman, 2012-2014)[2], María Merlino vuelve a ponerse en la piel de una mujer en crisis con ese peso escénico y calidad actoral que aporta a cada uno de los personajes que interpreta. Gracias a estas cualidades, sin duda excepcionales, poco más se necesita para levantar un mundo cuando ella está en el escenario. Probablemente, así lo entendió Diego Lerman, responsable de la puesta y la escenografía de ¿Cómo vuelvo?, al apostar al minimalismo y el video para abrir la escena a la inmensidad del paisaje rural en el que tienen lugar las peripecias a las que dan pie los cuentos de Hebe Uhart en los que se basa la pieza[3].

CÓMO VUELVO

Una maestra rural de un pequeño pueblo va itinerando de escuela en escuela tratando de concretar aquello que le dicta su vocación de enseñar. Pero no es fácil. Con frescura unas veces, con ternura otras, por momentos con cierta ironía crítica, ella, la docente, va contando su experiencia a medida que pasa por las distintas instituciones y se hace más madura en la profesión. Los monólogos son matizados con canciones folklóricas que Merlino entona con su personalísima voz, contribuyendo a la espesura del clima que los relatos van construyendo. Por detrás de las anécdotas, dos focos de dramáticos van cobrando interés: por un lado, la vida pueblerina, con sus insatisfacciones; por el otro, determinada concepción de la educación que conduce a una medianía que, antes o después, se muestra difícil de superar.

La dramaturgia – que estuvo a cargo de la propia actriz- es quizás el punto más débil de una propuesta que, no obstante, se muestra atractiva. Por momento, los cuentos aparecen como lo que son: cuentos, anécdotas, textos que exploran una situación pero que no crecen en la medida en que no son abonados por un planteo más amplio y abarcador.

La obra se presenta en dos funciones los días sábados en el bar-teatro SANTOS 4040, un espacio con una sala completa, muy bien provista y un escenario con una vasta tras-escena que Lerman aprovecha con mucha creatividad. Ambos factores –sala y puesta en escena-, sin duda, potencian un espectáculo que, sin embargo, sigue siendo tan intimista como aquel en el que una costurera igualmente pueblerina contaba sus desventuras.

FUNCIONES: sábados  20 y 22 horas  –  Santos Dumont 4040 – CABA

FICHA TÉCNICA

Actriz: María Merlino

Cuentos: Hebe Uhart

Adaptación teatral: María Merlino

Música y Banda sonora: Carmen Baliero

Dirección y Puesta en escena: Diego Lerman

Iluminación: Iván Gierasinchuk – Miranda de Souza

Vestuario: Valentina Bari

Escenografía: Diego Lerman

Video: Diego Lerman – Ivan Gierasinchuk

 

[1] Para leer crítica CLICKEAR AQUÍ

[2] Para leer crítica:CLICKEAR AQUÍ

[3] No es la primera vez que sus textos son tomados como base de una obra dramática, otro tanto sucedió con Querida mamá o guiando la hiedra, de Laura Yusem (2209-2015)

Anuncios