TEATRO: PUENTE ROTO, de Pompeyo Audivert

SOBRE DELIRIOS Y FANTASMAS

“¿Acaso no flota en el ambiente algo del aire que respiraron quienes nos precedieron? ¿No hay en las voces a las que prestamos oídos un eco de voces ya acalladas?” Walter Benjamin, Sobre el concepto de historia.

Una pobre casita de campo en plena tierra jujeña. Dos historias que se desarrollan y se entremezclan en dos tiempos distintos: el de Lavalle y el fusilamiento de Dorrego, y el actual, sacudido por la presencia del doctorcito que la niña de la casa conoció en una procesión. En medio del caos y la confusión de identidades se desatan las pasiones: sueños de sangre, delirios que bordean la ambición y la muerte, una encrucijada tramposa de la que quizás nadie salga ileso; juegos que la pieza propone como una manera de hacer fluir la historia, mitad parodia, mitad reflexión profunda.

puente roto 3

Damasita, su hermano y sus padres viven en un rancho junto con la muchacha que los ayuda en las tareas domésticas. Allí llega Esteban, profesional de Buenos Aires, que viene en busca de la joven y, repentinamente, se ve envuelto en una vertiginosa sucesión de acontecimientos que no termina de entender. La familia de la novia no luce para nada normal, y hasta se muestra violenta; desearía poder escapar pero el puente que conduce a Buenos Aires está roto y él atrapado. Cansado y golpeado por un accidente que ha tenido camino a la casa, se debate entre el sueño y la visita de viejos fantasmas que de algún modo lo reclaman.

Provocadora, desfachatada, Puente roto es una obra de los bordes; se levanta, desordenada, sobre varias fisuras: la temporal, la histórica que enfrenta a unitarios y federales, las propias de la teatralidad y las que dan paso a lo sobrenatural, pero solo con cierto desparpajo. Es difícil encontrarle una lógica que obedezca a la acostumbrada cadena de causas y efectos: parece crecer -despareja y desquiciada- a golpe de pura situación, a partir del cuerpo de los actores y el contexto al que se halla sometido

Con una comicidad no exenta de ironía, de matriz sainetera, la obra de Pompeyo Audivert, explora el universo onírico volviendo a plantear la eterna pregunta ¿quién sueña y quién es soñado?; ¿quiénes son los vivos y quiénes solo fantasmas?

Creativa puesta de Andrés Mangone y buen desempeño de todo el elenco en un registro de actuación especialmente difícil.

Funciones: viernes 22.30 horas – Sala Raúl González Tuñón del Centro Cultural de la Cooperación, Avda. Corrientes 1543, CABA.

FICHA TÉCNICA

Autor: Pompeyo Audivert

Dirección: Andrés Mangone

Música en vivo y composición: Hernán Bustos

Escenografía: Matías Noval y Lorena de la Fuente

Elenco: Juan Manuel Correa, María Zubiri, Fernando Ritucci, Adrián Túfolo, Gustavo Saborido, Milagros Fabrizio, Martín Scarfi y Hernán Bustos.

Anuncios