CINE: UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD

ESTRENO 29/10/15

Por El espectador compulsivo

UNA CRUELDAD EXTREMA

Antes de hacer cualquier comentario sobre este film hay que hacer una advertencia: existen en él pasajes tan crudos, tanta morosidad y detalle en las escenas más escabrosas que, en toda la primera parte del relato –más de la mitad de la película-, uno no puede evitar sentirse tremendamente conmocionado, aunque esa conmoción sea, en la mayoría de los casos, indignación hacia la realizadora, la danesa Susanne Bier, quien peca de demasiado explícita y una crueldad sin límites a la hora de desarrollar el nudo dramático de la historia, la muerte de un bebé y el estado de total abandono de otro.

Susanne Bier

Construida en gran parte en base a primeros planos y planos detalles, Una segunda oportunidad, a pesar de su título esperanzador, dista mucho de ser una de esas películas feel good que levantan el ánimo y cantan a la vida. Todo lo contrario. Se trata más bien de un film de tesis que explora una situación dramática de ribetes trágicos con la precisión de un cirujano y la clemencia de un verdugo, demorando el sufrimiento de cuadro en cuadro hasta llegar –casi una hora después- al nudo de la cuestión: el cambio de bebés y sus posteriores consecuencias. No es que no haya una segunda chance, es que la directora le dedica solo unos minutos al final de una película que se hace demasiado difícil de ver.

Dos familias contrapuestas, dos bebés de la misma edad (siete semanas). Dos historias de vida absolutamente diversas que de pronto se entremezclan cuando Anne y Andreas, una pareja feliz y amorosa con su criatura, pierde a su niño y el hombre, policía, decide tomar subrepticiamente, para suplirlo, el hijo de otra pareja, un par de drogadictos – ella prostituta, el dealer– que tienen el suyo en deplorables condiciones de abandono. Todo hace pensar el peor futuro para el niño de seguir dentro de ese ambiente en el que no recibe el más mínimo cuidado, certeza que, de algún modo, justifica la decisión de Andreas. En el fondo, y cada vez más evidente a medida que transcurre el film, se trata de determinar quién es buena madre y quién no; si todas estamos capacitadas para serlo, y si esto es tan claro en cada caso como parecerían mostrar las apariencias.

Bier no expresa compasión por nadie, ni por sus personajes, ni por su público. Es cierto que no juzga a sus criaturas, pero la frialdad  conque los expone quizás sea peor que tomar partido por alguno de los dos “bandos”. Un film incómodo y, por momentos, algo inverosímil.

TRAILER

FICHA TÉCNICA

Una segunda oportunidad (En chance til;  A Second Chance, Dinamarca-Suecia, 2014)

Dirección: Susanne Bier

Guión: Anders Thomas Jensen.

Dirección de Fotografía: Michael Snyman

Música: Johan Söderqvist

Edición: Pernille Bech Christensen

Duración: 102 minutos

Elenco: Nikolaj Coster-Waldau, Ulrich Thomsen, Frederik Meldal Nørgaard, Maria Bonnevie, Nikolaj Lie Kaas y Lykke May Andersen.

 

 

Anuncios