TEATRO: MI HIJO SOLO CAMINA UN POCO MÁS LENTO

“Una suerte de esperanza que se erige
sobre las ruinas…”
Guillermo Cacace
 

La pieza del croata Ivor Martinić, dirigida por Guillermo Cacace, viene recogiendo importantes premios, pero tales reconocimientos no pesan en la agradable atmósfera “de entrecasa” que se respira en la sala Apacheta, un espacio muy acogedor, a pesar de alguna que otra incomodidad ocasionada por el numeroso público impaciente por verla. Y es que ellos, los actores, forjan desde antes del comienzo un relación fluida con los espectadores; cierta complicidad sutil –construida a partir de un mate o la elección de un lugar en las gradas- que después revierte sobre el espectáculo. Un ida y vuelta que encuentra en la puesta de Cacace su caja de resonancia ideal.

Con un elenco de excepcionales actrices y actores, Mi hijo solo camina un poco más lento desarrolla una multiplicidad de temas, más allá del que da título a la pieza: la enfermedad de Branko por la que día a día va perdiendo movilidad. De una manera casi casual, con austera simpleza pero con inconmensurable humanidad, el texto de Martinić reflexiona sobre el paso del tiempo, la felicidad, la desgracia que puede llegar en cualquier momento, la vejez, el amor… Es decir, sobre la vida en toda su amplitud, con sensibilidad y sin estridencias.

mi hijo

La acción con sus vaivenes transcurre en el día del cumpleaños número veinticinco de quien hace un tiempo está incapacitado para moverse sin una silla de ruedas. Ha sido un proceso lento que ha modificado todas las relaciones familiares, o, simplemente, ha hecho más visible su entramado de dichas y frustraciones. Hay cosas que cuesta aceptar y que son el meollo de la pieza, su oscilante sustancia, algunas graves (la enfermedad, la imposibilidad), otras quizás menores (“mi vida era tan rutinaria”, dirá la abuela), y otras que poco a poco se vuelven más claras. Desde el dolor y sus laberintos, Martinić y Cacace nos invitan a echar una mirada al mundo cotidiano de una familia paralizada ante aquello que debe afrontar y rehuye. Y, de paso, a acercarnos al teatro más genuino.

Destacables trabajos de Paula Fernandez Mbarak, Clarisa Korovsky, Elsa Bloise y Juan Tupac Soler, dentro de un elenco en el que nadie desentona.

hijo-solo-camina-lento

ENTRADAS AGOTADAS HASTA EL 2016

FICHA TÉCNIC A

Dramaturgia: Ivor Martinić
Traducción: Nikolina Zidek
Dirección: Guillermo Cacace

Vestuario: Alberto Albelda
Escenografía: Alberto Albelda
Diseño de luces: David Seldes
Arreglos musicales: Francisco Casares
Fotografía: Viviana Porras

Elenco: Juan Tupac Soler, Paula Fernandez Mbarak, Antonio Bax, Romina Padoan, Elsa Bloise, Luis Blanco, Clarisa Korovsky, Aldo Alessandrini, Pilar Boyle, Gonzalo San Millan y Juan Andrés Romanazzi

PREMIOS Y FESTIVALES

Mi hijo sólo camina un poco más lento fue comisionada y producida por el Festival Internacional de Dramaturgia Europa + América 2014 en co-producción con el Centro Croata del ITI (Instituto Internacional de Teatro), Apacheta Sala Estudio y con el apoyo de EUNIC (European Union National Institutes for Culture). En abril de 2015, comenzó su primera temporada para todo público en el inusual horario de los domingos a la mañana y en sólo dos meses de funciones pasó de una función semanal a cuatro, agotando al tercer mes las entradas de todo el año.
Participó de la Selección Obras de teatro CABA y fue elegida para formar parte del Festival Internacional de Buenos Aires FIBA, del FIDAE Festival Internacional de Artes Escénicas de Uruguay y de los Festivales Internacionales de Chile Santiago a Mil y Cielos Infinitos este año.
Entre los importantes reconocimientos obtenidos se encuentran seis nominaciones a los premios Teatro del Mundo, en los rubros: espectáculo teatro alternativo, director teatro alternativo, actriz teatro alternativo (Clarisa Korovsky y Paula Fernandez Mbarak), revelación femenina (Pilar Boyle) y revelación masculina (Juan Tupac Soler) y dos nominaciones a los premios Teatro XXI que otorga GETEA en los rubros dirección y espacialización. Asimismo fue merecedora de los premios ACE como mejor obra, mejor director y actriz de teatro alternativo a Paula Fernandez Mbarak. A estos se suman el premio RFI-Radio Cultura, en la categoría gestión privada y siete distinciones otorgadas por los Premios Teatro del Mundo 2015 en los rubros: dirección, adaptación, actuación femenina (Pilar Boyle y Paula Fernandez Mbarak), actuación masculina (Juan Tupac Soler), escenografía (Alberto Albelda) y traducción (Nikolina Zidek).

Anuncios