CINE: PARADISE-PARADISE/ A MAGICAL SUBSTANCE FLOWS INTO ME

BAFICI: COMPETENCIA INTERNACIONAL (V)

DOS ACERCAMIENTOS  INUSUALES A LA VIDA EN MEDIO ORIENTE

Si en algún punto puede ligarse estos dos films documentales absolutamente distintos, tanto en relación a los procedimientos estéticos como en cuanto al contexto de producción, es en el modo íntimo e innovador  en que afrontan la cuestión cultural e, incluso, política en la región. Es a través de lo cotidiano y familiar que ambas directoras abordan sus objetos, en un tono más académico una, con mucho humor y no sin ironía, la otra, pero en ambos casos con una cuota de transgresión formal que hace atractivo el relato.

PARADISE-PARADISE, de la realizadora iraní residente en Austria Kurdwin Ayub, es una de esas películas que lo tienen todo porque parten de una mirada ávida y curiosa, y a la vez desprejuiciada a la hora de registrar aquello que acontece a su alrededor; una de esas miradas que se involucran pero que, al mismo tiempo, toman distancia de lo que sucede;  de las que puede decirse que captan con sutileza los menores detalles y lo cuentan en primera persona, pero cediendo el centro de la escena (en este caso, a su papá).

Kurdwin acompaña a su padre en su regreso a su ciudad de origen en Irak, dejada décadas atrás para ir a vivir a Austria. Para el hombre, el viaje significa el retorno a la patria siempre añorada (el Paraíso), a la vez que la oportunidad de visitar parientes –algunos de los cuales, estuvieron como él exiliados en Europa- y recorrer lugares en los que reconocerse. También piensa en comprar allí una propiedad para tener un lugar propio al que acudir cuando el retiro, que está próximo, se concrete. Henchido de patriotismo –es kurdo- llegará hasta la misma zona de combate donde sus soldados se enfrentan con Isis con el objeto de apoyar simbólicamente a las tropas.

La compañía de la hija aporta al recorrido, inevitablemente, la contracara cultural y crítica. Ella es aguda en sus comentarios y de esa agudeza nace un humor sagaz, pero nunca agrio. Quizás porque se trata de su papá, el retrato que arma a partir de los paseos y descubrimientos no está exento de comprensiva ternura y, por eso mismo, se permite marcar contradicciones. El terruño visto desde el exilio es el eje de este impecable film cuya exhibición en el Festival constituye una premier mundial.

Horario: Domingo 17, 16.15 hs -Artemultiplex Belgrano, Sala 3

A Magical Substance Flows into Me

A Magical Substance Flows into Me

A MAGICAL SUBSTANCE FLOWS INTO ME, de la directora estadounidense de origen palestino Jumana Manna, propone un acercamiento igualmente novedoso: la música. A partir del trabajo del especialista judío alemán Robert Lachmann, la directora -que vive actualmente en Berlín- intenta recabar las tradiciones culturales de distintas regiones de Medio Oriente a partir de su cancionero, tomando como punto de arranque las canciones que, en 1937, el musicólogo difundió en su programa de radio bajo la premisa de que las fronteras entre la música árabe y judía son artificiales.

El nutrido recorrido que la directora realiza juntando material nos adentra en la vida cotidiana de distintas familias (no por casualidad, la directora entra por la ventana de la cocina y se detiene en detalles del quehacer hogareño), a la vez que patentiza la relación de estas con su pasado a través de la música tradicional. Es, en casi todos los casos, un retrato fresco e informal, mezclado con los aromas (imaginados) y colores de esos platos que, también, hablan de una cultura.

Obviamente, se trata de un film muy musical, razón por lo cual puede no ser de fácil recepción por todos los públicos; sin embargo, se trata de una obra atractiva, no exenta de lecturas políticas, a partir de un costado poco frecuentado.

Premier americana.

Horario: Martes 19, 13 horas – Artemultiplex Belgrano, Sala 3

Anuncios