TEATRO: EL DICCIONARIO, de Manuel Calzada Pérez

El texto dramático de Manuel Calzada Pérez, inspirado en la vida de María Moliner –la reconocida autora del Diccionario del uso del español y el Plan de Bibliotecas para la República – halla en esta puesta en escena de Oscar Barney Finn una movilidad que le permite despegarse de la forma eminentemente verbal en que ha sido concebido (quizás como un tributo al tema que lo originó) y desarrollarse con una nueva vitalidad. No es una pieza simple, que tenga una sola lectura, pero sí una que se encauza por los canales más convencionales de la dramaturgia para encarar temas relacionados, sobre todo, con la vejez y el deterioro físico, pero también con las posibilidades de desarrollar una obra hercúlea, la obstinada dedicación a una tarea y los obstáculos a enfrentar, temas universales que se ven potenciados por cierto acento local (el autor nació en Granada), relacionados con las marcas del franquismo en la sociedad española. La obra ganó el Premio Nacional de Literatura Dramática 2014 como reconocimiento a la forma en que da cuenta de una figura emblemática de la cultura de su país. Una mujer, para ser precisos.

el diccionario mej

Una mujer madura llega desorientada a la consulta de un neurólogo. Tiene ciertas lagunas, comete algunos errores, y piensa que pueden ser síntomas de una enfermedad, una de esas tan temidas cuando se llega a determinado punto de la vida. El especialista, una eminencia, en principio la subestima: ¿quién es esta mujer que tiene frente a él?; ¿qué puede aportar su “caso” a su propio curriculum? Así, un poco azarosamente, fruto de una confusión, surge una relación que atravesará toda la pieza y pondrá en escena los vaivenes de una dolencia que gradualmente le hará ir perdiendo a María la mayor parte de sus capacidades (es interesante prestar atención, precisamente, a cuáles no), a la vez que recorre momentos cruciales de su vida. Una objeción que podría hacérsele al texto es, justamente, llegar al extremo, y esto tiene que ver, por un lado, con la extensión de la obra y, por el otro, con el doloroso final de la protagonista.

Es de destacar el muy buen trabajo de Marta Lubos en la piel de la mujer que emprendió y terminó -aunque no estuviera totalmente convencida de que fuera la versión definitiva- una de las obras más importantes de la cultura castellana.

Funciones: viernes a las 20 hs. y domingos a las 18 hs.El Tinglado Teatro – Mario Bravo 948 –  CABA

Dijo García Márquez de María Moliner
  “Hizo una proeza con muy pocos precedentes: escribió sola, en su casa, con su propia mano, el diccionario más completo, más útil, más acucioso y más divertido de la lengua castellana. Un día se levantó a las cinco de la mañana, dividió una cuartilla en cuatro partes iguales y se puso a escribir muchas palabras sin más preparativos. Calculó que lo terminaría en dos años, y cuando llevaba diez todavía andaba por la mitad. «Siempre le faltaban dos años para terminar», me dijo su hijo menor. Era natural, porque María Moliner. Tenía un método con el que pretendía agarrar al vuelo todas las palabras de la vida. Su marido fingía una impavidez de sabio, pero a veces medía a escondidas los ficheros con una cinta métrica, y les mandaba noticias a sus hijos. Uno de ellos, a quien le preguntaron cuántos hermanos tenía, contestó: «Dos varones, una hembra y el diccionario»”. (citado por Oscar Barney finn

 

FICHA TÉCNICA

Dramaturgia: Manuel Calzada Pérez

Dirección: Oscar Barney Finn

Voz en off: Osmar Núñez

Elenco: Marta Lubo, Daniel Miglioranza y Roberto Mosca

Diseño de espacio: Oscar Barney Finn

Realización Escenográfica: Eduardo Spíndola

Iluminación: Leandra Rodriguez

Vestuario: Mini Zuccheri

Diseño Gráfico: Leandro Correa

Fotos: Gatti Sofía Fotografías

 

 

 

Anuncios