TEATRO: CÉSAR BRIE EN BUENOS AIRES

UNA FIESTA PARA AQUELLOS QUE AMAN EL TEATRO

Desde este viernes y durante todos los meses de agosto, setiembre y octubre se presentará en Buenos Aires el director-actor-dramaturgo César Brie con cuatro obras diferentes que incluyen estrenos. Las funciones serán en Timbre 4, Santos 4040, Centro Cultural Recoleta y El galpón de Guevara. Recomendamos fervientemente FUI, una verdadera joya, conmovedora muestra de lo que puede llegar a ser el teatro si se tiene talento (1).
Adelantamos horarios e información sobre cada uno de los espectáculos:
 
P R O G R A M A CI Ó N

La voluntad (fragmentos para Simone Weil)

Duración 70 minutos 
En El Galpón de Guevara
Guevara 326, Chacarita, CABA
Estreno : viernes 5 de agosto a las 23 hs.
Funciones: viernes de agosto, sábado 6 de agosto y viernes 9 de septiembre a las 23hs.
En Timbre 4
México 3554, Boedo, CABA
Funciones: martes 9, 16 y 23 de agosto, 20.30 hs.
Y los martes 13, 20 y 27 de septiembre, 20.30 hs.
En Centro Cultural Recoleta
Junín 1930, Recoleta, CABA
Funciones: sábados 13, 20 y 27 de agosto,  19 hs.
 
-|-|-|-|-|-|-|-|-|- 

El paraíso perdido 

Pieza estrenada en la Bienal de Arte Joven y seleccionada para el Festival Conurbano  la VI Fiesta Provincial de Teatro Independiente en Zárate.
Duración 65 minutos
En Sala Santos 4040
Santos Dumont 4040, Chacarita, CABA
Desde el domingo 7 de agosto a las 17 hs
Funciones: domingos de agosto, septiembre y octubre 17 hs.
 
 -|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-
 

FUI

Duración 60 minutos
En Sala Santos 4040
Santos Dumont 4040, Chacarita, CABA
Desde el domingo 7 de agosto a las 20.30 hs
Funciones: domingos de agosto, septiembre y octubre 20.30 hs. (Importante: el domingo 4 de septiembre no hay función)
Última función: 23 de octubre
 
-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-|-

¿Te duele?

Obra de teatro en 15 rounds

Duración: 55 minutos.
En Sala Santos 4040
Santos Dumont 4040, Chacarita, CABA
Estreno : sábado 10 de septiembre a las 20.30 hs
Funciones: sábados de septiembre y octubre a las  20.30 hs.
Última función: sábado 22 de octubre
la voluntad brie

La voluntad

Sobre El paraíso perdido
¿Dónde están los paraísos perdidos? ¿Quiénes los habitan?
¿Aquello que nos ocurrió, existe todavía? ¿Cómo existe?
En una pista de baile, tal vez el patio de una casa, con ventanales que iluminan los paisajes donde algunos fueron más o menos felices, otros desdichados pero todos estuvieron vivos, pasan los fragmentos, jirones de familias, amores, amistades, el pasado de cada uno de los que entraron creyendo que iban a un baile.
Sobre Fui
Detrás de palabras como amor, muerte, ausencia, dolor, alegría anidan historias personales, rostros, malestares, añoranzas, hechos aparentemente ínfimos que marcaron nuestra existencia.
Estamos habitados por estos hechos,  nos pertenecen. Cada uno tiene un elenco de rostros, gestos, dramas y caricias personales.
Este trabajo es un viaje a través de los hechos ocultos detrás de las palabras grandes.
Indaga sobre el niño escondido en el viejo, sobre el viejo que se deshace del niño.
Busca a la anciana oculta en el rostro de la muchacha y a la muchacha que descubre el amor en las arrugas del tiempo.
Cada uno  puede volver del exilio y abrir la puerta de su casa.
Cada uno decide si se queda o no se queda ciego frente a la luz de la anunciación.
Sobre “Te duele?”
Dos esposos entran en su casa luego de las bodas. El marido carga en los brazos a su mujer. Todos los objetos están envueltos con papeles. Ambos, mientras desenvuelven los objetos se interrogan sobre su futuro. La casa que arman es un ring de box. Un espacio cerrado donde se alternan peleas y treguas de un amor que la costumbre, las frustraciones y la incapacitad de comunicar transforman en un campo de batalla. La mujer y los niños son víctimas del varón que al mismo tiempo es víctima de sí mismo. Las reglas del boxeo permiten categorías con una diferencia de hasta seis kilos de peso entre los púgiles. Pero hombres de 80 o más kilos golpean a mujeres de 50 o niños de 20. No hay defensa posible. El ring de boxeo es una metáfora de un lugar cerrado del que saldrán derrotados, enfermos o muertos como de la casa de una familia. Sin embargo,
en el espectáculo nunca hay violencia explícita.
Sobre “La voluntad”:
Dice César Brie“Una mujer apoyada contra un muro. Un hombre dibuja una cama sobre el muro. La mujer de pie, y al mismo tiempo acostada en su cama, habla con Dios. El hombre la sostiene, la cuida, dialoga con ella, nos cuenta de ella. Los únicos rastros de este hombre son sus iniciales grabadas al pie de las palabras escritas en la lápida de Simone Weil en el cementerio de Ashford, Kent, Inglaterra: CM. Lo llamamos Carlo Manfredi, le dimos un rol, enfermero y la tarea de cuidar a Simone Weil. El muro ya no es una cama. Sobre ese muro Simone y su enfermero dibujan las siluetas de los fusilados en las purgas stalinistas que Simone denunció desde el principio. El muro se vuelve el lugar donde se muestra el ejercicio de la fuerza que Simone describió en su ensayo sobre La Ilíada. Y en otra cama, ya no dibujada sino de aire, se encontrarán flotando, sostenidos por la fuerza de su purísima amistad, Simone y el poeta Joe Bousquet, herido en la espalda en la Primer Guerra Mundial e inválido para siempre. Y en una cama vertical, como su atención vigilante, Simone se hundirá el último día de su vida mientras describe a sus seres queridos el destino de los bufones de Shakespeare, -los fools, los locos- condenados como ella a decir la verdad y a no ser escuchados por nadie. El cuerpo de Simone, muerta de inanición a 34 años, asciende acompañado por los ecos de sus palabras que describen una sociedad fundada en el trabajo consiente y solidario. Quedan en la oscuridad las siluetas de un ángel indefenso vestido de soldado, de un hombre arrodillado y el eco de una canción de cuna. El pensamiento de Simone Weil, casi desconocido cuando ella murió, hoy nos interroga con una fuerza inusitada. Se ocupó de los seres humanos, de los pensamientos y acciones de los seres humanos. Fue obrera, sindicalista, profesora, escritora, historiadora, poetisa, dramaturga, combatiente, filósofa, campesina. Murió de hambre, en el exilio. Se ocupaba de los hombres pero se olvidaba de sí misma”.
 
 
 
 
(1) Para leer crítica CLICKEAR AQUÍ
Anuncios