TEATRO: ¿TE DUELE?

Como casi todas las obras de César Brie ¿Te duele? saca a la luz algo profundamente enraizado en la realidad; como siempre, lo hace a través de un lenguaje esencialmente poético y procedimientos que tienen en el cuerpo su anclaje fundamental. Mucho más en este caso en el que el tema es la violencia familiar, física, pero también esa otra que es más sutil que el golpe directo, pero deja, de todas maneras, marcas.

te-duele

El ring en el que se tienen lugar los quince rounds en que  se divide la obra sirve de adecuado marco metafórico para los enfrentamientos que se suceden en una pareja a medida que van desandando el camino entre las ilusiones de recién casados, que vienen a fundar un hogar, y esa tierra en el que la violencia arrasa con todo, cada vez con más fuerza, en la que se ha convertido la casa. Una continuidad de peleas y treguas que implica no un desmoronamiento, sino varios. Y siempre, siempre, una derrota.

El texto de Brie, basado en una investigación realizada en Bolivia y actualizada luego en Italia que muestra que no hay grandes diferencias cuando de maltrato se trata, oscila entre pasajes de una feroz poesía y otros que podrían ser costumbristas, casi de crónica, si la opción estética del director y dramaturgo no pasara por otro lado, aún cuando la intención sea “retratar” la más cruda realidad.

Las reglas del boxeo, sirven para regular y equilibrar la pelea: solo púgiles de igual peso pueden enfrentarse. En el ring de la vida no pasa lo mismo: hay alguien en desventaja. La mujer y los niños son los más débiles; por posición –y no solo por razones físicas- no tienen forma de defenderse.  Aunque Brie muestra en algunos rounds a ambos cónyuges agredirse verbalmente, deja claro las desigualdades y toma partido. En un momento en que el feminicidio es cuestión de todos los días, aquí y en resto del mundo, esta incisión quirúrgica que hace el dramaturgo sobre la vida familiar puertas adentro viene a cumplir, además, una importante función social, porque visibiliza la violencia en un espacio que se presta para la reflexión (el teatro) y porque Brie es talentoso y sus observaciones son precisas. Por lo demás, la puesta, de gran  y punzante belleza, lo muestra una vez más como el excelente director que es, aunque, en este caso, su trabajo como actor queda opacado por el de Vera Dalla Pasqua, una actriz brillante cuya performance soporta la reveladora cercanía del público que permite la sala, aún en los momentos claves.

Imperdible.

FUNCIONES: SÁBADOS 20.30 HORAS –  TEATRO SANTOS 4040 – Santos 4040 – CABA

(hasta el 22/10)

PARA VER OTRAS OBRAS DE CÉSAR BRIE CLICKEAR AQUÍ

¿TE DUELE? (FRAGMENTO DEL TEXTO DRAMÁTICO)

“Están de espaldas en el frente del ring. Uno ronca y el otro se estremece. Bajan y suben con los ronquidos.

Mujer: Era perfecto mi cuerpo, eran perfectas mis piernas enredadas en las tuyas. Era perfecta esa noche, el silencio, los jadeos, los grillos, las cucarachas. Era perfecto todo porque todavía me amabas.

El marido vuelve a sostener la mujer con dulzura.

Marido: ¿Fue ayer, tal vez antes de ayer? ¿Nos casamos hace un siglo? ¿Cada día una montaña, una cuesta, una escalera? ¿Quién se cansó primero? ¿Quién llenó todo de niebla? ¿Quién colocó el algodón dentro de las orejas? ¿Quién maldijo a baja voz? ¿Quién arrojó la piedra?

La mujer va a una esquina y el marido a la otra.

Mujer: Comienza con un portazo. Luego cae un plato al suelo. Más tarde un puñetazo en la mesa o en la silla. Luego patadas al perro. Después un empujoncito, luego una cachetada. Al final puños cerrados, jaladuras de cabellos, arrastrarte por el suelo. Después aparecen los pies, una patada, dos, tres… luego ya son pateaduras. Más tarde con el cinturón. Del lado del cuero primero y al tiempo es con la hebilla.

 El marido muestra sus manos. La mujer se toca el rostro.

Marido: Si pudieran hablar, ¿qué dirían estas manos? La cama, la mesa, el techo, construyeron los armarios. Estos brazos te cargaron cuando estabas por parir. Así, así te sostuve cuando todo te dolía…”

Anuncios