TEATRO: YO NO DUERMO LA SIESTA

ENTRE EL REALISMO Y LA  MAGIA

Ganadora de la 4ta Edición del Premio Artei a la Producción de Teatro Independiente  y Mención Honorífica del Fondo Nacional de las Artes en el Concurso Obras de Teatro Inéditas 2012, Yo no duermo la siesta es una de esas poco frecuentes piezas que abordan el ámbito pueblerino, en este caso con un agudo poder de observación que no desdeña, sin embargo, el universo mágico que convoca uno de los personajes. Con humor, pero, sobre todo con ternura; más interesada en las atmósferas y los personajes que en desarrollar una trama compleja, la dramaturga y directora Paula Marull nos acerca el trajinar cotidiano de una familia, mientras transcurre un día como tantos otros, salvo por la presencia de Natalí, quien ha ido a casa de su amiga porque en la suya su mamá agoniza, aunque ella no lo sabe.

yo-no-duermo-la-siesta

Ayudada por un ambiente en el que todo transcurre con cierta morosidad (al menos, para nuestra mentalidad porteña), Marull construye un devenir temporal que permite ser atravesado por otros: la atemporalidad de la fantasía, la de las grandes hazañas como trepar a un árbol, recuperar un amor, volver a casa, la atemporalidad de la infancia. Un universo que se sostiene en base a gestos y una belleza que se hace patente en la medida en que la autora logra capturar lo fugaz: ese juego, ese momento en que Natalí cruza la calle, ese otro en el que Dora -la mujer que los cuida mientras la jefa de familia va a trabajar- duda, ese en el que alguien se anima a decir lo que callaba. Una sucesión de momentos, que sin embargo, consiguen levantar un mundo, uno que se queda allí flotando y perdura más allá del final puntual.

En un registro cercano al realismo costumbrista, pero incorporando momentos paródicos y secuencias musicales, Yo no duermo la siesta conmueve por la mirada, entre ingenua y mordaz, que echa sobre la infancia, asomándose a los territorios más luminosos, pero también a los más oscuros. Excelentes actuaciones de todo el elenco y un creativo aprovechamiento del escenario alargado del Teatro Espacio Callejón –muy buen trabajo de Alicia Leloutre y José Escobar en escenografía, y Matías Sendón en iluminación- potencian un texto dramático que destila amor por sus personajes y una puesta que saca el mejor partido de cada situación, atreviéndose a una mixtura de códigos que, al traspasar el registro, logra un espectáculo más complejo y sumamente atractivo.

REESTRENA EN 2017

FICHA TÉCNICA

Dramaturgia y dirección: Paula Marull

Escenografía: Alicia Leloutre y José Escobar

Iluminación: Matías Sendón

Vestuario: Jam Monti

Foto y diseño gráfico: Natalia Milazzo

Fotografías de escena: Sebastián Arpesella

Sonido: Micaela Vilanova

Coreografía y colaboración creativa: Silvia Gómez Giusto

Supervisión dramatúrgica: Javier Daulte

Elenco: Maria Marull, Sandra Grandinetti, Marcelo Pozzi, Willy Prociuk, Agustina Cabo y Micaela Vilanova.

Anuncios