CINE: ENTRE DOS MUNDOS

Estreno 13/07/17

Por El espectador compulsivo

Lo primero que aparece  al ver esta película de Miya Hatav es la duda de si será un film completamente entendible para el público no judío, no por ser una obra israelí, sino por estar precedido por una sentencia religiosa y tratar -nada más y nada menos- que de las fronteras entre la vida y la muerte, cuestión que está en la base de cualquier sistema de creencias. Sin embargo, ya el hecho de que haya competido en la selección oficial de los Festivales de Lorcano (Suiza) y Busan (Corea del Sur) puede dar cuenta de la universalidad de aquello que aborda y, también, en cierto sentido, de la forma de encararlo. Un drama que enfrenta distintas posiciones ante una situación límite, con sus aristas religiosas, pero también humanas, con incontables matices, y teniendo como telón de fondo interrogantes decididamente existenciales: ¿qué pasa cuando el tránsito al más allá (sea este cual fuere) se halla demorado?, ¿quién -y en función de qué- toma las decisiones que atañen a la vida de alguien cuando ese alguien no puede decidir por sí mismo? ¿Debe la familia respetar la voluntad del paciente, si es que estuviera en condiciones de interpretarla? Más allá del hecho puntual de un hombre joven en coma, el film plantea las relaciones familiares con una sutileza y austeridad poco comunes.

ENTRE DOS MUNDOS

Después un largo alejamiento, Bina, una mujer religiosa de Jerusalem, se rencuentra en una sala de hospital con su hijo de veinticinco años en coma, tras ser herido de gravedad en un atentado terrorista. Allí mismo, Bina conoce a Amal, una joven que aparentemente cuida a otro interno y con quien entablará una relación basada en fortalecerse mutuamente mientras esperan que sus seres queridos mejoren. Sin embargo, muchas cosas han cambiado para el muchacho en ese tiempo de ausencia y estas tendrán un gran peso a la hora de decidir qué camino tomar. Sobre todo, cuando surgen discrepancias entre los padres y el nuevo entorno.

Lo interesante del planteo es la apertura que el relato le da a ese “entre mundos” en que se halla el joven y al que se refiere el título: el mundo terrenal y el celestial, el familiar de los padres y el nuevo mundo que conformó luego de su partida del hogar, el de la observancia religiosa y el de cierta presidencia (aquí no cabe hablar propiamente de laicismo), el de la cultura judía y el de la árabe… y las tensiones sentimentales y de principios que surgen cuando ambos mundos colisionan.

Lo mejor del film es la intimidad que sabe construir a partir de situaciones simples y ambientes acotados, y la amplia gama de cuestiones que permite sacar a la luz alrededor de una circunstancia límite. Lo más débil, ciertos -pocos- innecesarios subrayados.

Un films sobrio que lleva a escena una temática familiar y religiosa pocas veces abordada de este modo en el cine que llega a nuestra cartelera (que casi nunca israelí). Excelentes actuaciones, sobre todo, de las dos mujeres protagonistas.

TRAILER

HA TÉCNICA

Entre dos mundos (Bein Haolamot, Israel, 2016)

Dirección y guion: Miya Hatav

Producción: Boaz Vexler

Dirección de Fotografía: Ran Aviad

Edición: Nissim Massas

Música: Jonathan Bar-Giora

Duración: 90 minutos

Elenco: Maria Zreik, Maya Gasner, Yoram Toledano,  Veronica Nicole Tetelbaum, Avi Dangur  y Jamil Khoury.

 

 

 

 

Anuncios