CINE: GUASÓN

¿UN FILM PELIGROSO?

 

“Nuestro país está profundamente desesperado, nuestra Constitución está hecha pedazos … pero por alguna razón, esta es una película de la que deberíamos tener miedo” Michael Moore, cineasta, sobre Guasón.

 

 

Difícil de definir y, seguramente, muy lejos de las expectativas de quienes gustan de los comics, el film de Todd Phillips es todo menos una directa incitación a la violencia. Al menos, no solo eso; o no primariamente eso, aunque, quizás, pueda suponerse que esa podría ser la reacción del público ante las escenas que muestran cómo un movimiento de ricos contra pobres cobra fuerza. Pero, ¿acaso, no hay películas mucho más violentas, sangrientas, de enfrentamientos entre clases o simplemente más brutales que ésta? ¿Por qué molesta tanto GUASÓN? Quizás por su ambigüedad, porque es compleja y muestra los conflictos que anidan en el centro de una sociedad despiadada, conflictos no tan fácilmente atribuibles solo a un gobierno o una clase social, sino más bien a una enfermedad que nos corroe a todos; a esos gestos  en apariencia intrascendentes que vemos a diario y van minando el tejido social. A la indiferencia. A la invisibilidad. Porque, al fin y al cabo, el Guasón es un enfermo mental, ¿por qué, entonces, no podemos sencillamente ponerlo aparte y decir: esto no tiene nada que ver conmigo, esto es una atrocidad?

Anclada en la mítica Ciudad Gótica, pero filmada en una reconocible New York, a comienzos de los ’80, Guasón narra la dramática vida de un hombre con trastornos mentales que sueña con ser comediante, mientras trabaja de payaso callejero promocionando pequeños comercios. El relato se centra en la oscuridad de su vida, su soledad, los múltiples cuidados que dedica a su madre anciana, la pobreza de la que no puede salir y los malos tratos a los que constantemente se ve sometido, para finalmente dar cuenta de la violencia sin límites de la que es capaz.

Desde lo formal, se trata de un film de una extraña y triste belleza, intenso, que elige los planos cercanos o pocos convencionales, y las locaciones más marginales –una ciudad sucia e impiadosa- para dar cuenta de una vida atormentada y vacía. Una vida olvidada entre la basura y la desesperación.

Con obvias referencias a Taxi driver (1976) y The King of Comedy (1983) –Martin Scorsese, director de ambas, está ligado a la producción- Guasón toma distancia del universo expandido DC para convertirse en una pieza independiente, aunque vinculada sutilmente a Batman por la aparición de un Bruce niño y la muerte de sus padres, suceso que, está establecido, da comienzo a la vocación justiciera del “Caballero de la noche”.

Con una excelente actuación de Joaquín Phoenix, Guasón no es un film fácilmente digerible para todos: es inquietante, oscuro, mórbido, y aun así, capaz de provocar compasión, de rescatar cierta ternura, muy en el fondo, de la locura desatada, de la necesidad de recuperar el lugar perdido –negado- en este mundo hostil. Porque, como dice el Joker: lo peor de ser un enfermo metal es que te traten como si no lo fueras.

Un final desopilante corona un film que no puede dejar indiferente a nadie.

cinco ojos

TRAILER

FICHA TÉCNICA

Guasón (Joker, EEUU, 2019)

DIRECCIÓN: Todd Phillips

GUION: Todd Phillips y Scott Silver

DIRECCIÓN DE FOTOGRAFIA: Lawrence Sher

MÚSICA: Hildur Guðnadóttir

MONTAJE: Jeff Groth

DURACION: 122 Minutos

ELENCO: Joaquin Phoenix, Robert De Niro, Zazie Beetz, Frances Conroy, Brett Cullen.