MICROTEATRO: UNA EXPERIENCIA BREVÍSIMA CON ONDA JOVEN

La propuesta de un teatro breve no es novedosa; hace años que Teatro Bombón ofrece un conjunto de obras cortas, de treinta minutos, en un espacio múltiple de salas pequeñas, y, entre otros muchos ejemplos, Pan y arte acaba de presentar el Festival Medeas con igual formato y piezas de gran calidad. La novedad de Microteatro está en el contexto, el público al que apunta y la gran brevedad de sus ofertas, anunciadas minuto a minuto en una gran pantalla del inmenso bar/cervecería que constituye el corazón del espacio. Allí, entre el bullicio de las charlas superpuestas, la música que acompaña las tertulias y un ambiente, en general, de liviana alegría, el público más que esperar que empiecen las obras elegidas, disfruta tomando y comiendo algo, para luego, en uno o varios intervalos, asistir a algunas de las piezas en cartelera. Son en total seis salas que ofrecen todas obras de quince minutos, para quince espectadores, en un espacio de no más de quince metros cuadrados. El publico en general es joven, no siempre habitué de teatro. Las obras a las que asistimos tienen en común ser fácilmente accesibles, poseer un humor para nada rebuscado y basarse en una anécdota actual (algunas más que otras).

NUNCA ME ENGAÑES: con dramaturgia de Jorgelina Vera y dirección de Hugo Arana esta pieza gira alrededor de una jefa y su empleado, al que está a punto de ascender. Sin pretensiones de profundidad, la obra logra desplegar una anécdota divertida cabalmente, agotando las posibilidades escénicas del tiempo y el espacio con el que cuenta. Se muestra como una unidad bien sustentada, completa y con un cierre acorde. Destaca Juano Arana por sus cualidades actorales, apreciables aun en una propuesta poco exigente.

Actúan: Jorgelina Vera y Juano Arana.


 

#SEDUKSHION: Guillermo Pfening y Marinha Villalobos, los dramaturgos, vuelven a buscar en el mundo digital las claves del amor en los tiempos de TinderHappn, como lo hicieron antes con Juego de rol (2018), en la que una pareja que ha perdido el deseo sexual busca en internet candidatos para una experiencia swinger. Aquí son los primeros momentos de encuentro en el ciberespacio de un hombre y una mujer los que se llevan a escena con gran creatividad. Aunque la pieza no trasciende lo anecdótico, hay en ella una frescura y actualidad que la hace interesante al espectador, especialmente por detalles de puesta, como los emoticones y, en general, el ida y vuelta virtual que es muy difícil llevar a escena. Entretenida.

Actúan: Jennifer Sztamfater y Pablo Peverelli.