TEATRO: ROMANCE DEL BACO Y LA VACA

Con autoría de Gonzalo Demaría –uno de los dramaturgos más prolíficos y versátiles de nuestro teatro (nunca se puede prever exactamente en qué temas, en qué estéticas abrevará)[1]– y puesta del talentoso Daniel Casablanca, ROMANCE DEL BACO Y LA VACA es una de esas joyitas que tras su aparente simpleza, en realidad, esconde honduras y subtextos varios: la vida campestre y el género que la retrató (la gauchesca), lo desopilante y lo costumbrista, el humor de liviana sencillez y el verso sumamente elaborado, lo tiernamente humano y lo revulsivo, todo encuentra su lugar para que la obra funcione como un divertimento elegante, pero no superficial.

Hay algo del Martín Fierro en este poema épico que lo emula y satiriza: gaucho, guacho, criado por una vaca, enamorado de otra, Baco es un marginal, un prófugo de la justicia, sin ley y dispuesto a todo por amor. Podría ser Moreira o alguno de esos bandidos rurales a los que les cantó León Gieco, cruzando la pampa para escapar de la autoridad. Sólo que hay algo de alguna manera edípico en esta pareja desigual, en este romance vuelto animal, salvaje y primitivo, que salta todo tabú (¿será por eso que el protagonista está cegado como el mismo Edipo, como parece revelar su ojo de vidrio?). Una historia hecha de detalles y sucesos trágicos, de soledad y huidas campo traviesa (o no tanto).

En línea con la gauchesca primitiva, pero en contrapunto por sus múltiples intertextualidades, la obra de Demaría entra en contacto a través de la música con otros géneros como el western o la road movie, gracias al trabajo de Casablanca, quien creó una magnífica puesta en escena para un texto dramático difícil por pasar absolutamente por la palabra: un monólogo en el que protagonista (Marco Antonio Caponi) narra su historia en versos octosílabos. Sin esos movimientos, ese vestuario sumamente significativo, sin la iluminación de Córdova,  ROMANCE DEL BACO Y LA VACA no sería lo mismo. Por lo demás, la interpretación de Caponi es destacable; es todo un desafío actuar cuando el texto es rimado y Marco logra dar a su gaucho múltiples tonalidades, algo del orden de la verdad, aunque aquello que esté diciendo sea increíble.

FUNCIONES: JUEVES 21 HORAS HASTA EL 5/03/20 en TEATRO METROPOLITAN SURA – Avda. Corrientes 1343 – CABA

EN TIMBRE4 A PARTIR DEL 29/3/20

 

FICHA TÉCNICA

Autor: Gonzalo Demaría

Director: Daniel Casablanca

Asistente de Dirección: Guada Bervih

Iluminación: Gonzalo Córdova

Vestuario: Pamela Martinelli

Diseño de Arte: Carmelo Maselli

Fotografía: Pablo Munne

Elenco: Marco Antonio Caponi

 

[1] PARA VER OBRAS DE ESTE AUTOR, CLICKEAR AQUÍ