TEATRO: LOS PASTELEROS

Sencilla, inteligente y muy amena, la obra escrita por Ricardo Tamburrano apuesta a un humor accesible, pero elaborado, con situaciones bien planteadas de las que sabe sacar el máximo provecho, gracias tanto a una excelente dinámica entre los actores, como a un texto que delata conocer bien el mecanismo escénico. LOS PASTELEROS sabe reírse de cosas serias, como la pasión deportiva, los códigos entre varones o entre aquellos que comparten una misma profesión y las lealtades y traiciones que los acompañan. Las motivaciones de los personajes –planteados a partir de cierto costumbrismo que no exagera las notas de color- son fácilmente reconocibles y, aunque no se ahonda en una posible identificación, su exposición alcanza para desplegar un humor que nace del entendimiento de aquello que está en juego y no nos es ajeno.

los pasteleros

Durante un partido de un campeonato amateur, tres jugadores del sindicato de los pasteleros coinciden en el vestuario. El clima de intimidad que el lugar propicia y la frustración por el partido que van perdiendo hacen que, poco a poco, desvelen sus secretos y los solapados enfrentamientos que sostienen. El éxito y el fracaso, las cábalas y rituales, los deseos ocultos y las bajezas de las que pueden llegar a ser capaces, todo sale a la luz en medio de complicidades transitorias y viejos enconos. Lejos de las grandes gestas, LOS PASTELEROS se debate entre los pequeños (y no tan pequeños) dilemas de todos los días, sacando de allí el material para un divertimento que no decae.

La puesta de Tamburrano -quien, además de autor e intérprete, es director- propone una escena muy cercana al público, con butacas que ocupan los cuatro costados del escenario. El dispositivo central no es otra cosa que un simple banco que los jugadores usarán para sentarse o apoyar sus enceres, mientras se desvisten y comentan el partido; una “ceremonia” que, a quienes nunca tuvieron acceso a los vestuarios (la mayoría de nosotros), seguro le despierta curiosidad.

La pieza tiene su antecedente en una obra corta (quince minutos) que presentó, el mismo grupo en Microteatro en 2019, con mucho éxito. La nueva versión, ya en un formato más “convencional”, surge de una reescritura de ésta.

En medio de todas las desgracias que trajo consigo la pandemia, reírse no es algo tan habitual. En parte por eso, la apuesta de LOS PASTELEROS por un humor fresco y simple se agradece enormemente.

FUNCIONES: ESTRENO, 21 DE NOVIEMBRE. ÚLTIMA FUNCIÓN, ESTE DOMINGO 13 HS. EN ESPACIO CALLEJÓN – HUMAHUACA 3759 – CABA

FICHA TÉCNICA

Dramaturgia y dirección: Ricardo Tamburrano

Elenco: Yamil Chadad, Christian García y Ricardo Tamburrano

Fotografía: Yamil Chadad

Iluminación: Ricardo Sica

Diseño gráfico: Sabrina Lara

Asistencia de dirección: Pablo Lopez Barrios