TEATRO: LAS IRRESPONSABLES

TRES RECONOCIDAS ACTRICES EN LA REINAUGURACIÓN DEL TEATRO ASTROS

La reapertura de un teatro es siempre motivo de celebración. Mucho más si quienes se suben a su escenario son tres muy buenas actrices y quien escribe y dirige es un dramaturgo de renombre. Es el caso de Las irresponsables, protagonizada por Gloria Carrá, Julieta Díaz y Paola Krum, con texto y dirección de Javier Daulte, quienes debutaron el 29 de abril en la sala recién remodelada.

La obra tuvo su estreno el año pasado en Barcelona, en Temporada Alta, ocasión para la cual fue especialmente escrita. No la dirigió Daulte, como suele suceder con sus textos, sino Sílvia Munt y tuvo buena acogida por la crítica, que la consideró una pieza de entretenimiento que tiende al humor “negro” y halla en el juego de las actrices protagónicas su mejor sustancia. Y es que el texto, considerado e sí mismo, no ahonda ni en reflexiones ni en situaciones de las que extraer excesivo jugo dramático, sino que se basa más que nada en los consabidos enredos –gags y réplicas oportunas- propios de la comedia de este tipo. Su humor más que “negro” es escatológico, aunque merodea en lugares muy oscuros, tanto que quizás pueda llegar a incomodar a un público que no halle tan divertidas estas incursiones (no conviene ahondar más en este punto para no revelar algunas de las escenas claves).

las irresponsables 3

La obra se basa en el encuentro de tres amigas, que se reúnen para acompañar y consolar a una de ellas, que acaba de pasar por una separación traumática. La idea es pasar el fin de semana juntas en una lujosa casa que les han prestado en las afueras de la ciudad. Núria, Lila y Fabi son bien distintas y encaran en forma muy diferente el problema, que para Lila es el abandono y para el resto es entender su desborde, que parece no tener fin. El dilema aquí se plantea en una cuestión de límites -morales, fundamentalmente- de un modo más radical de lo que parece sugerir el slogan “hartas de hacer lo correcto”.

Lo mejor de Las irresponsables son sus protagonistas, que desarrollan de manera extraordinaria sus papeles, dándole vida y verosimilitud a situaciones, a veces, no tan fáciles. Por su parte, Daulte logra muy buenos momentos desde una dirección que sabe disimular alguna carencia del texto con desplazamientos acertados, por ejemplo, en la larga escena inicial en la que la única actriz en escena pasa largo tiempo hablando por teléfono. La iluminación de Matías Sendón tiene innumerables aciertos, aunque quizás sorprenda el reemplazo del oscurecimiento, que oculta los preparativos para la escena siguiente, por un despliegue lumínico de baja intensidad en distintos colores que permite ver los cambios que hacen las propias actrices. Evidentemente transparentar estas transiciones es una decisión estética novedosa para el tipo de obra.

En plena calle Corriente y con tres conocidas y talentosas actrices a la cabeza, el futuro de Las irresponsables parece prometedor. No en vano han sido elegidos para la arriesgada empresa que es hoy en día reinaugurar un teatro con una producción de envergadura. Una decisión para nada “irresponsable”…

las irresponsables 2

Andrea Stivel, Directora Artística del Teatro Astros con el elenco y el director