CINE: TUNDRA, EN EL BAFICI

José Luis Aparicio crea un mundo rojizo y tóxico, por momentos sensual, por momentos desolado. Un universo perpetuamente acechado por el fumigador, pero también por la invisible omnipresencia de un Poder que pide obediencia. Un mundo distópico, lleno de simbolismo