TV POR STREAMING: EL ENCARGADO, POR STAR+

UNA COMEDIA A MEDIDA DE FRANCELLA

Un guion excepcional – no se esperaba menos de Mariano Cohn y Gastón Duprat- y un Francella impecable, alejado de cualquiera de sus desbordes, hacen de EL ENCARGADO un programa sumamente disfrutable, a base de un humor negro refinado y una inusual empatía con el inescrupuloso encargado de un edificio a punto de ser despedido. Son once capítulos muy cortos (30 minutos aproximadamente) y un elenco de lujo para los habitantes de los departamento; actores de la talla de Gabriel Goity, Diego Barasi, Adriana Aizemberg, Jorge D’Elía,  Manuel Vicente, Pochi Ducasse, Martín Seefeld y Mirta Busnelli. Así cualquiera se transforma en un éxito. La primera temporada -seguramente habrá más- se estrenó el 26.

el encargado 2

Debajo de la obsecuencia con la que Eliseo parece relacionarse con los consorcistas del lujoso edificio para el que trabaja, se esconde un verdadero manipulador y «ventajero» que aprovecha cualquier oportunidad a la que le da acceso su posición privilegiada para sacar provecho personal. Sus intromisiones (e intrusiones) no tienen límite, pero se acentúan aún más cuando se entera que -tras treinta años en el puesto- el Consorcio planea despedirlo para hacer uso de la terraza donde se encuentra su vivienda con el fin de construir una pileta. Será reemplazado por una Empresa dedicada al mantenimiento, mucho más barata (aquí también hay un llamado de atención).

Cohn y Duprat  (El hombre de al lado, 2009; El ciudadano ilustre, 2016), conjuntamente con Emanuel Diez sacan el mayor provecho de la brevedad de los capítulos, agilizando la acción y planteando un problema y su resolución en cada episodio. Eliseo es un «vivillo», pero también un hombre capaz de algunas maldades y grandes mentiras, y eso le da al personaje una dimensión que, de otro modo, no tendría. Hay momentos emotivos, los hay de suspenso sostenido y otros de mucho humor. También hay una crítica social, para nada vedada en sus estereotipos: el «garca» bien garca (prototípico, pero también muy real más allá de su condensación), la pareja new age, que no tiene «empleada doméstica» sino «mujer que la asiste en la limpieza», pero la tiene en negro (la corrección no traspasa la barrera del lenguaje), el contratista que se presta a cualquier tramoya con tal de subir los precios y… No contamos nada más. No queremos estropear la sorpresa y el disfrute que trae consigo.

En total, la serie no llega a las seis horas: decididamente es para maratonear.

POR STAR+

Anuncio publicitario